Sin ahorros no llegará el euro

25-11-2004

Doloroso será el camino de la República Checa hacia el euro. Para su introducción es necesario disminuir los gastos, pero los ministros se oponen a los recortes en sus presupuestos.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea El Gobierno checo debatió el programa para la introducción de la moneda comunitaria y acordó disminuir los gastos en todas las esferas. No obstante, no acordó de cómo conseguirlo.

El analista de la agencia Patria Finance, David Marek, señaló que las vacilaciones del Gobierno representan el obstáculo principal para la transición del país al euro.

"El estado actual de las finanzas públicas impide la introducción del euro. Otro factor importante es la situación del mercado de trabajo checo, que no es lo suficientemente flexible como para ser capaz de acomodarse a las variaciones de las economías mundiales. Estos factores son el blanco de la crítica por parte de organizaciones internacionales".

El Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo criticó el lento avance de la reforma de las finanzas públicas en la República Checa, acusándola de tomarse vacaciones en la esfera de las reformas estructurales y del control de las finanzas públicas, señaló David Marek.

"Pese a las críticas, la situación mejora. El Gobierno aprobó la reforma de las finanzas públicas, lo que disminuyó el déficit presupuestario. No obstante, los cambios se introducen muy lentamente y, sin duda, ha llegado la hora de dar un impulso decisivo a las reformas fiscales. Los recortes presupuestarios son inevitables y el gobierno tarde o temprano tendrá que recurrir a ellos."

La poca disposición del Gobierno de ahorrar pone en duda los planes para la transición de la República Checa hacia el euro, prevista para 2009 o 2010. Algunos analistas y banqueros nacionales consideran estas fechas ya desde hoy como irreales.

25-11-2004