Sobotka a Macron: “los salarios dividen a Europa”

24-08-2017

Las diferencias salariales dividen a los europeos. El primer ministro Bohuslav Sobotka exigió en Austria un mayor equilibrio.

De derecha: Bohuslav Sobotka, Christian Kern, Emmanuel Macron y Robert Fico, foto: ČTKDe derecha: Bohuslav Sobotka, Christian Kern, Emmanuel Macron y Robert Fico, foto: ČTK El presidente de Francia, Emmanuel Macron, viajó este miércoles a la pintoresca ciudad austriaca de Salzburgo con una maleta llena de claras intenciones.

Hizo énfasis en su proyecto europeísta, una importante ficha de su política internacional, y no se olvidó de su compromiso electoral de proteger los puestos de trabajo de los franceses.

El presidente Macron sostuvo que la directiva sobre los trabajadores desplazados, en su modalidad actual traiciona los principios europeos y sus cimientos. Insistió en la necesidad de una reforma de esa medida que ha empezado a dividir a los europeos.

El anfitrión de la cita de la cita de Salzburgo, fue el canciller austríaco, Christian Kern, y además de Macron asistieron los primeros ministros de la República Checa, Bohuslav Sobotka, y de Eslovaquia, Robert Fico.

Europa dividida

Bohuslav Sobotka y Christian Kern, foto: ČTKBohuslav Sobotka y Christian Kern, foto: ČTK En la rueda de prensa conjunta el jefe del Gobierno Sobotka dijo que la situación en torno a los salarios está dividiendo a los europeos.

“Gran parte de los problemas deriva de las diferencias del nivel de vida, de los salarios en Europa. Se necesita una mayor cooperación en este sentido”.

La directiva vigente en los países miembros de la Unión Europea permite que las empresas paguen a los trabajadores desplazados un salario que no sea superior al sueldo mínimo del Estado de acogida.

Emmanuel Macron, foto: ČTKEmmanuel Macron, foto: ČTK La adhesión de los países de Europa Oriental a la Unión provocó un aumento significativo de mano de obra barata debido a la diferencia de tasa impositiva entre los miembros comunitarios.

Esta situación mantiene en alerta a los políticos y empresario a lo largo y ancho del Viejo Continente al tiempo que aumenta la tensión entre los viejos y más nuevos miembros del club europeo.

En busca de un compromiso

Tras la reunión con Macron, el jefe del Gobierno checo, Bohuslav Sobotka, se mostró optimista.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTKBohuslav Sobotka, foto: ČTK“Tuvimos la oportunidad de debatir sobre la directiva que regula la actividad de los trabajadores desplazados temporalmente. Se trata de un tema que hoy divide a Europa. Debo señalar que hemos logrado cierto progreso y el objetivo de llegar a un compromiso en octubre de este año”.

A pesar del optimismo del político checo, la reunión de Salzburgo creó situaciones que pueden provocar nuevas tensiones. A la cita no fueron invitados los políticos de Polonia y Hungría, conocidos por sus gobiernos ultraconservadores y euroescépticos.

El primer ministro Sobotka recordó que está pendiente una reunión de Macron con los cuatro países del Grupo de Visegrád, al tiempo que anunció que el próximo año el presidente galo realizará una visita de Estado a Chequia.

Según el diario francés Le Figaro, en 2015 había 286.000 trabajadores desplazados en Francia, al tiempo que unos 300.000 franceses trabajan en el extranjero, y el 50% de los mismos en países europeos.

24-08-2017