Socialdemócratas y comunistas imponen nuevo Código laboral

20-10-2005

Gracias a los votos de socialdemócratas y comunistas, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles en primera lectura el borrador del nuevo Código laboral. El proyecto provocó una profunda discordia en la coalición gubernamental. Los demócratas cristianos incluso sostienen que el Código incluye pasajes que contradicen la Constitución.

Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach (Foto: CTK)Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach (Foto: CTK) Los democristianos, el conservador Partido Cívico Democrático y las asociaciones empresariales critican el proyecto alegando que el mismo fortalece demasiado la posición de los sindicatos e imposibilita concluir acuerdos flexibles y modernos entre las empresas y los empleados.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, el socialdemócrata Zdenek Skromach, admitió que será necesario realizar ciertas modificaciones y hallar un consenso en cuanto al Código.

"El proyecto es criticado tanto por la izquierda como por la derecha, lo critican tanto los comunistas como los conservadores y los democristianos", indicó Skromach.

Debido a que los socialdemócratas unieron sus fuerzas con los comunistas para imponer su visión sobre el borrador, su socio gubernamental, el democristiano Partido Popular, se distanció del proyecto, según explica el jefe de esa agrupación política, Miroslav Kalousek.

"No nos queda otro remedio que evadir responsabildades que puedan surgir de este proyecto. Nosotros quisimos llegar a un consenso, presentamos varias propuestas para conseguirlo, pero desgraciadamente los socialdemócratas optaron por una solución forzada", afirmó el jefe de los democristianos, que sobre todo se oponen a apoyar los apartados sobre las competencias de control de los sindicatos.

Las empresas con sindicatos estarían en posición desigual en comparación con sus competidores sin sindicatos, lo que sería anticonstitucional, ya que la Constitución debe asegurar la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, incluyendo los empresarios, argumentan los democristianos.

20-10-2005