Temperaturas alcanzan alturas vertiginosas

29-07-2005

La ola de calor tropical, registrada este jueves en la República Checa, batió récords en varias localidades del país. Los meteorólogos subrayan que se trató de algo no vivido en muchos años.

Foto: CTKFoto: CTK Los meteorólogos midieron la temperatura más alta en la ciudad de Pilsen, al oeste del país, donde el mercurio de los termómetros alcanzó los 36,6 grados, es decir unos 0,9 puntos más que en 1969. Un récord de 72 años fue batido asimismo en Bohemia Central y del Sur, en Praga y Ceské Budejovice, respectivamente, aunque ahí los termómetros no superaron los 36 grados.

Según los pronósticos, este viernes las temperaturas podrían batir incluso el límite mágico de los 40 grados. Por la noche, lluvias y tormentas sustituirán probablemente el calor, señaló Milos Dvorák, del Instituto Hidrometeorológico Checo.

"Las tormentas que se producirán en Bohemia pueden ser muy fuertes e intensas en algunas localidades y acompañadas por lluvias torrenciales y granizo", precisó Milos Dvorák.

Foto: CTKFoto: CTK Los médicos recomiendan no exponerse directamente a los rayos de Sol, evitar actividades agotadoras y beber suficiente cantidad de líquidos.

"Sobre todo niños menores de tres años de edad están amenazados por el calor, ya que su regulación térmica no está todavía lo suficientemente desarrollada. Asimismo las personas de edad avanzada o enfermos crónicos corren mayor peligro", afirmó el médico Vladimír Driml.

Aunque los equipos de aire acondicionado y los ventiladores están trabajando estos días al máximo, no hay el peligro de que el sistema eléctrico sufra algún colapso, sostuvo el portavoz de la Empresa Energética de Praga, Petr Holubec.

"No hay peligro de un corte de electricidad, porque primero, la red dispone de varios seguros y, además, el consumo de electricidad alcanza paradójicamente tan sólo un 75 por ciento en comparación con el consumo que registramos durante el invierno", matizó el portavoz.

29-07-2005