Tormentas y granizo azotaron a la República Checa

31-05-2005

El territorio de la República Checa se vio afectado este lunes por lluvias torrenciales acompañadas de fuertes precipitaciones de granizo.

La calle Vinohradska en Praga ayer por la tarde (Foto: Vilem Faltynek)La calle Vinohradska en Praga ayer por la tarde (Foto: Vilem Faltynek) El calor tropical culminó el lunes con una serie de tormentas, lluvias torrenciales y precipitaciones de granizo que azotaron la República Checa del oeste al este. Los desencadenados elementos paralizaron el tráfico en la capital de Praga. Las torrentes de agua penetraron en las estaciones del metro y grandes charcos impidieron el paso de tranvías. Aceras y calles se cubrieron con frecuencia con ramas de árboles y una capa de granizo. Tres personas fueron hospitalizadas con heridas en la cabeza causadas por la caída de objetos debida al mal tiempo.

"Las unidades de bomberos también tuvieron que achicar el agua de los sótanos de las casas y de las estaciones de máquinas. Además, las fuertes ráfagas de viento arrancaron en algunos lugares las chapas metálicas de los tejados" matizó el portavoz de los bomberos de Praga, Vladimír Polanecký.

Grandes daños fueron registrados también en el este de la República Checa, en la región de Pardubice, donde agua y viento afectaron gravemente a dos aldeas locales.

"La peor situación se produjo en la aldea de Rozhovice, donde torrentes de agua dañaron veintiocho casas. Doce de ellas quedaron inundadas hasta las partes residenciales. Cinco familias fueron evacuadas y pasaron la noche fuera de su hogar. Los daños causados por el agua y el lodo de campos vecinos fueron en gran parte eliminados con la técnica pesada de unos 80 bomberos de unidades locales" explicó Vendula Horáková, la portavoz de bomberos de la región de Pardubice.

Los meteorólogos no esperan semejantes tormentas para la semana presente. Tras un corto período de bajas temperaturas, están previstos nuevos días calurosos el fin de semana.

31-05-2005