Trágico fin de semana en las carreteras checas

23-03-2015

El pasado fin de semana se inscribió con letras negras en la historia del tránsito por carretera en Chequia. Diez personas fallecieron en colisiones de automóviles, lo que es el mayor número de muertos en la carretera los sábados y domingos de los últimos seis meses. La edad de la mayoría de las víctimas fue de entre los 18 y los 21 años.

Foto: ČTKFoto: ČTK Cuatro jóvenes murieron durante un accidente de tráfico que se produjo el domingo en horas de la madrugada en la región morava de Zlín. El automóvil en el que iban chocó contra un puentecillo para incendiarse posteriormente, quedando atrapados en él los cuatro jóvenes menores de 21 años. Este fue el accidente más trágico del pasado fin de semana. El conductor que causó la colisión fue un joven de 18 años, que había recibido la licencia de conducir hacía sólo un mes, según informó Bohumil Valášek, de la Policía de Moravia del Sur.

”Las primeras investigaciones inmediatas en el lugar del accidente demostraron que el joven conductor iba a una gran velocidad, perdió el control del automóvil y chocó”.

Desde comienzos de este año fallecieron en las carreteras checas más de 100 personas. La mayoría de las colisiones trágicas son consecuencia de la alta velocidad, el consumo de bebidas alcohólicas antes de sentarse al volante, y el no prestar la atención debida al conducir, indican los policías.

Un número de accidentes de tráfico cada vez mayor es ocasionado por conductores menores de 23 años, que carecen de experiencia en manejar un vehículo, afirma el presidente de la Policía de Tráfico, Tomáš Lerch.

Tomáš Lerch, foto: Filip JandourekTomáš Lerch, foto: Filip Jandourek ”Los conductores con una experiencia de manejar inferior a los cinco años, causan alrededor del 20% de los accidentes de tráfico en las carreteras checas. Además, en el caso de las colisiones con consecuencias trágicas, allí la participación de los conductores menores de 25 años alcanza el 25%”.

Los especialistas en seguridad vial sostienen que la conducta de los automovilistas fue empeorando desde comienzos de los años 90 y los conductores se vuelven cada vez más agresivos. Los expertos insisten en la necesidad de proceder a cambios radicales en el sistema de instrucción de los futuros conductores y en introducir exámenes más exigentes para la obtención del permiso de conducir.

Además, es necesario inculcarles a los jóvenes solicitantes de la licencia una mayor responsabilidad a la hora de sentarse al volante, indica el psicólogo Matúš Šucha, de la Universidad Palacký, de Olomouc.

”Si el joven solicitante del permiso de conducir no tiene un ejemplo en su familia y en la sociedad en lo que respecta a la conducta adecuada en las carreteras, se vuelve agresivo frecuentemente a la hora de manejar. En la autoescuela le enseñan el significado de las señales de tráfico y le explican las nociones básicas generales para manejar un vehículo. Pero se necesita mucho más para aprender por ejemplo qué hacer y cómo controlar el coche en situaciones difíciles y peligrosas”.

Foto: Barbora KmentováFoto: Barbora Kmentová El experto afirma que, objetivamente, a raíz del desarrollo biológico natural del hombre, un individuo llega a ser más responsable a sus 25 años de edad, cuando llega a desarrollarse en su cerebro un centro de control de comportamientos impulsivos. Por este motivo es importante prestar mayor atención a los conductores menores de 25 años.

El Centro de Investigaciones del Sector de Transportes propone desde hace dos años cambios en el sistema de enseñanza en las autoescuelas y la implementación de exámenes más rigurosos para la obtención del carnet de conducir. El proyecto implica por ejemplo la introducción de un permiso temporal para los aspirantes a la licencia menores de 25 años, y la eventual designación de tutores que durante un determinado tiempo acompañarían a estos jóvenes a la hora de manejar. La nueva dirección del Ministerio de Transportes prometió ocuparse del tema lo más pronto posible.

23-03-2015