Tregua en la coalición gubernamental

04-03-2005

Las formaciones que integran la coalición gubernamental checa declararon una tregua de tres semanas. Tras arduas negociaciones, socialdemócratas, democristianos y liberales acordaron un alto el fuego hasta la celebración del Congreso socialdemócrata que decidirá sobre el destino político del primer ministro.

Primer ministro, Stanislav Gross (Foto: CTK)Primer ministro, Stanislav Gross (Foto: CTK) El primer ministro, Stanislav Gross, se mantiene en su puesto y los ministros democristianos no abandonan el Gobierno. La crisis política que afecta a la República Checa desde hace varias semanas ha tomado un "tiempo de descanso", pero no ha sido del todo solucionada.

Los demócrata cristianos, que han venido pidiendo la cabeza del primer ministro propusieron que esperarán los resultados del Congreso socialdemócrata que se celebrará dentro de tres semanas.

El líder demócrata cristiano, Miroslav Kalousek, está convencido que se volverá a la mesa de negociaciones con nuevos interlocutores.

"La socialdemocracia tiene tiempo para analizar con calma las propuestas que debatirán en su Congreso, y a nosotros nos hace ilusión el hecho de que nos sentaremos a la mesa de negociaciones con interlocutores con un nuevo mandato".

Primer ministro, Stanislav Gross y el líder demócrata cristiano, Miroslav Kalousek (Foto: CTK)Primer ministro, Stanislav Gross y el líder demócrata cristiano, Miroslav Kalousek (Foto: CTK) Por su parte, el primer ministro, Stanislav Gross, se disculpó este jueves públicamente. Respondió así a una de varias de las condiciones exigidas por los demócrata cristianos. "Créanme que mi intención no fue ofender a nadie, y por supuesto que me disculpo a todas esas personas", dijo Gross, al tiempo que insistió que ni él ni su esposa violaron la ley.

La crisis de la coalición estalló después de que el primer ministro no respondiera de manera satisfactoria sobre el origen de unos 30 mil euros para la compra de un apartamento de lujo en Praga. A ello se sumaron las actividades financieras poco transparentes de su esposa.

El primer ministro anunció que su esposa venderá sus empresas y que no emprenderá actividades comerciales mientras él se desempeñe como primer ministro. El destino político del primer ministro, Stanislav Gross, está en manos de los delegados al Congreso de esa formación que elegirá a un nuevo líder o confirmará a Gross, que hasta el momento era presidente en funciones de la socialdemocracia.

El diario Lidové Noviny escribió, apoyándose en fuentes demócrata cristianas, que en caso de que los socialdemócratas respalden a Gross, insistirán en que sea destituido como primer ministro.

04-03-2005