“Tres tristes tigres” de Cabrera Infante llega a las librerías checas

29-09-2016

La presentación de la traducción al checo de la novela Tres tristes tigres del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante tuvo lugar el pasado martes en el Instituto Cervantes de Praga. La traductora Anežka Charvátová y sus invitados, el escritor cubano Carlos A. Aguilera y el hispanista checo Vít Kazmar, hablaron del aporte de la novela a la literatura cubana, checa y universal.

La presentación de la traducción al checo de la novela Tres tristes tigres, foto: Marta GuzmánLa presentación de la traducción al checo de la novela Tres tristes tigres, foto: Marta Guzmán Guillermo Cabrera Infante fue un escritor, periodista y guionista cubano. Galardonado con el Premio Cervantes en 1997, se convirtió en una de las figuras imprescindibles de la literatura cubana de la segunda mitad del siglo XX. Su obra Tres tristes tigres fue su primera novela de repercusión, publicada en 1968. Se caracteriza por el uso ingenioso del lenguaje introduciendo coloquialismos cubanos y constantes guiños y referencias a obras literarias. Cuarenta y ocho años después de la publicación de Tres tristes tigres surge la primera traducción al checo a manos de Anežka Charvátová. La traductora nos habla de la obra con más repercusión de Cabrera Infante.

La presentación de la traducción al checo de la novela Tres tristes tigres, foto: Marta GuzmánLa presentación de la traducción al checo de la novela Tres tristes tigres, foto: Marta Guzmán “El título es un trabalenguas en español -“Tres tristes tigres en un trigal”- en checo también se trata de un trabalenguas pero había que conservar “tigres, tristes y tres”. Además de trabalenguas es la historia de amigos que son como esos tigres, viejos amigos que recorren la habana nocturna y que sienten mucha tristeza. Son tristes porque esa Habana que ellos aman se está muriendo, está terminando y no va a volver nunca más. Por eso hay una melancolía que se percibe a través de la novela, que es muy divertida pero hay mucha tristeza por debajo.”

Se trata de una obra en la que el lenguaje coloquial se incorpora sin pudor a la obra literaria. Declaraciones del propio autor permiten apreciar en la obra la intencionalidad de llevar a la literatura “el lenguaje que hablan todos los cubanos”. Esta es la forma que ejerce en Cabrera Infante el impulso de la nueva novela latinoamericana, superando las pautas del relato establecidas hasta entonces. El escritor hablaba de su libro como “un museo del habla cubana”. La traductora Anežka Charvátová nos explica por qué el autor definió su obra de este modo.

Anežka Charvátová, foto: Marta GuzmánAnežka Charvátová, foto: Marta Guzmán “Es la manera de hablar que tienen los cubanos y sobretodo los habaneros en los años 50. Él también dice que trató de imaginar la llama de una vela en el momento que la vela ya está apagada, es lo mismo que la tristeza, quería atrapar el habla cubana al vuelo y escribir como se habla. Es el primero que hizo esto en español, antes nunca nadie escribía como se hablaba ya que había un abismo entre lo que se escribe y lo que se dice, en la obra de Cabrera Infante este abismo desaparece.”

Su estilo se caracteriza por sus continuas ocurrencias y translaciones idiomáticas, el dominio de los registros coloquiales de la lengua cubana, un espléndido sentido del humor y una gran cultura. En Cuba, el libro fue tachado en su momento de contrarrevolucionario y Cabrera, expulsado de la Unión de Escritores y Artistas, fue calificado de traidor. Crítico del régimen castrista, nunca regresó a Cuba y se negó a que su obra fuera publicada dentro de la línea de edición de emigrados del Ministerio de Cultura. Ahora, con la traducción al checo de Tres tristes tigres de la traductora Anežka Charvátová, esta obra imprescindible de la literatura cubana podrá alcanzar un público más amplio en la República Checa.

29-09-2016