Un carnaval con acento gallego en la República Checa

06-02-2015

Más de 2.700 kilómetros separan una pequeña aldea gallega y otra de la República Checa. Son las localidades de Fontao, en Vila de Cruces, y Veselá, unidas por un elemento común de la cultura pagana europea: El carnaval.

Son’s da Mina, foto: Borja de JorgeSon’s da Mina, foto: Borja de Jorge Lo que ha unido Europa, que no lo separe la distancia. Eso debieron de pensar los integrantes del grupo de música popular gallega Son’s da Mina cuando aceptaron, por segundo año consecutivo, la invitación del pequeño pueblo de Veselá, al noreste de Praga, para que asistiesen a su carnaval.

El primer encuentro fue el año pasado, cuando, gracias al programa europeo ‘Happy Village’, los gallegos, junto a un grupo de música polaco, desembarcaron en Veselá para recuperar un carnaval que no se celebraba desde hace más de un siglo. Una festividad en la que Don Carnal y Doña Cuaresma no tienen hueco, pero si la antigua tradición de celebrar el carnaval casa por casa, compartida entre estas dos localidades tan distantes, pero tan unidas. Así lo explica José Luis Sánchez, “Sanse”, uno de los componentes del grupo gallego.

“En los carnavales, como movimiento cultural festivo hay música, y la música es, en cierto modo, internacional. Se parecen en ciertas cosas, como en lo de ir casa por casa tocando y cantando. La casa que aquí quiere que cantes delante te van ofreciendo comida y bebida. En Galicia curiosamente, que hay dos mil o más kilómetros, se parece. Hay carnavales muy muy similares”, explica Sánchez.

Al son de las gaitas, los tambores y las panderetas los componentes de Son’s da Mina recorrerán las calles de Vesalá, en su particular ‘Masopust’, es decir, ‘carnaval’ en checo. Un evento lleno de curiosidades que lo hacen único y especial, como relata Sánchez.

“Es un carnaval que tiene sus ciertas curiosidades. Comienza justamente el sábado día 7 de febrero a las 13 horas y 13 minutos ¡Curiosamente, no sabemos el porqué! Comienza con un pequeño protocolo que tiene ellos: Una persona habla a los vecinos y les cuenta que va a comenzar el carnaval. Hay tres mujeres de más de 50 años, según cuenta la tradición, que van disfrazadas de príncipes y estas tres personas van por delante, encabezando la comitiva y piden permiso para tocar en las casas”.

Así que ya saben. Si quieren disfrutar de la gastronomía checa y pasar un carnaval al ritmo de muñeiras, jotas y gaiteros, tienen una cita este sábado a las 13 horas y 13 minutos en la localidad de Veselá.

06-02-2015