Un trágico verano en las carreteras checas

31-08-2015

En total 149 personas fallecieron en las carreteras checas desde comienzos de julio pasado, cuando se iniciaron en el país las vacaciones de verano. En comparación con el mismo período del año pasado, se incrementó el número de víctimas de los accidentes de tráfico.

Foto ilustrativa: Michal HrdličkaFoto ilustrativa: Michal Hrdlička El día más trágico en las carreteras de la República Checa durante este verano fue el 23 de julio, cundo 10 personas fallecieron en accidentes de tráfico. El número global de víctimas humanas en colisiones de automóviles alcanzó este verano 149 personas, 17 más que durante el verano el año pasado, según señaló Martin Farář, jefe de la Agencia Gubernamental de Seguridad Vial (BESIP).

“Las estadísticas policiales revelan que la causa más frecuente de las colisiones de automóviles con resultados trágicos este verano fue que el conductor pasó al carril contrario donde chocó contra otro vehículo, o que no dedicó la debida atención al manejar. Se supone que uno de los motivos del descuido fueron las temperaturas tropicales que se mantuvieron en el país durante todo el verano, y a las que los checos no están acostumbrados. La capacidad de reacción de los conductores pudo ser menor a causa del calor”.

La Policía de Tránsito indica que otro de los motivos de tantos choques con consecuencias trágicas es que en las carreteras circula en verano un mayor número de ciclistas y motociclistas, que llegan a ser víctimas frecuentes de los accidentes de tránsito. Los registros policiales revelan asimismo que el mayor número de accidentes con víctimas humanas se produce los días viernes, sostiene Martin Farář.

Martin Farář, jefe de la Agencia Gubernamental de Seguridad Vial (BESIP). Foto: ČTMartin Farář, jefe de la Agencia Gubernamental de Seguridad Vial (BESIP). Foto: ČT ”Es un dato triste que se debe en gran medida a que los viernes mucha gente viaja después de trabajo para pasar el fin de semana fuera de casa y muchas personas piensan ya en lo que irán a hacer. Muchos checos suelen ir de vacaciones en sus automóviles también los viernes y, naturalmente, no admiten la eventualidad de que durante el viaje al mar, de unas 10 horas de duración, pueda pasarles algo. Piensan en la estancia junto al mar y pierden la concentración, con lo que aumentan los riesgos. Si uno maneja, el descuido puede costarle la vida tanto a él como a otras personas”.

El último fin de semana antes del inicio del nuevo año escolar en Chequia que comienza este martes, fue relativamente tranquilo, según confirmó la Policía de Tránsito. En la mayoría de las autopistas y carreteras del país no se registraron mayores problemas durante el día. En algunos tramos en dirección a Praga se formaron colas de vehículos en avanzadas horas de la tarde, en lo general no obstante, la circulación fue normal

31-08-2015