Una ave nocturna de melena blanca

18-10-2004

El espacio sobre el Año de la Música Checa lo dedicamos hoy al compositor, cantante y multi-instrumentista Petr Hapka.

Petr Hapka, foto: CTKPetr Hapka, foto: CTK Petr Hapka, tiene un aspecto de hombre rudo cuando viaja en su motocicleta Harley Davidson de gran cilindrada, pero se convierte en un bonachón romántico cuando se sienta a su piano.

La tupida, y más bien larga, melena blanca confirma sus aires de bohemio. Los amigos y colegas dicen que Petr Hapka es el último bohemio de las tierras checas, al tiempo que subrayan que se trata de uno de los tres grandes compositores de música para películas, de la República Checa.

Además de compositor, Hapka es multi-instrumentista y cantante, pero al hablar de sí mismo asegura que "en primer lugar me siento un aficionado a las motos, después soy tirador, y finalmente soy compositor".

Por lo general Petr Hapka se levanta en horas de la tarde, y su día recién empieza después de la medianoche. Asegura que la noche le conviene porque nada le perturba. El compositor sostiene que el hábito por la vida nocturna lo tiene desde muy pequeño, ya que su madre fue cantante de operetas, y actuó en locales nocturnos hasta el octavo mes de embarazo.

Petr Hapka fue siempre un tanto rebelde, por lo que lo expulsaron tres veces del conservatorio. Atravesó momentos difíciles, trabajó como ayudante de obrero, pero pronto empezó a estudiar canto con un profesor privado, clarinete y también tomó clases de actuación.

Hapka ha escrito y compuesto canciones para las grandes estrellas checas, así como música para series de televisión, bandas sonoras para películas, y en algunos de los proyectos participó personalmente tocando algún instrumento, cantando o como director de orquesta.

Los amigos más cercanos dicen que a Peter Hapka le gustan mucho las mujeres, que no es muy estable en sus relaciones, "es una ave nocturna", que tiene seis hijos, pero a sus 60 años asegura que todavía le gustaría tener más.

18-10-2004