¡Una bomba en el metro, desactiven los celulares!

14-07-2005

En reacción a los recientes ataques en Londres, los políticos checos debaten intensamente estos días sobre la implantación de medidas más rigurosas contra el terrorismo. El ministro del Interior checo, Frantisek Bublan, propone que la policía tenga la competencia de desconectar las redes de telefonía móvil en caso de emergencia en el metro de Praga y entrar en las bases de datos electrónicos de los operadores.

El teléfono celular puede convertirse en un arma mortal. Según las últimas investigaciones, es probable que los terroristas hayan activado los explosivos que la semana pasada, en la capital inglesa, causaron la muerte de más de 50 personas y dejaron heridas a otras 700, precisamente utilizando teléfonos celulares.

La policía debería tener acceso a los datos de las redes de telefonía móvil y desactivar la cobertura en caso de que averigüe que hay un peligro de explosión. El ministro del Interior checo, Frantisek Bublan, está convencido de que a cambio de una mayor seguridad, es necesario ofrecer como sacrificio una parcial restricción de la libertad personal.

"Nosotros estamos rezagados en comparación con los demás países europeos, donde los servicios de inteligencia disponen de competencias mucho más amplias", resaltó el ministro del Interior.

Foto: CTKFoto: CTK En vista de los recientes atentados en Londres, la mayoría de ministros y diputados checos coinciden con su opinión, apoyando las medidas que fortalecerían las competencias de la policía y el servicio de inteligencia, aunque difieren en cuanto a su aplicación en la práctica.

Por su parte, los operadores de telefonía móvil están dispuestos a aceptar la medida en caso de que entre en vigor, pero se preguntan quién les pagaría en tal caso los beneficios perdidos y temen la eventual competencia desleal.

Los defensores de los derechos humanos advierten de que el límite entre una eficaz aplicación de las medidas en la lucha contra el terrorismo y su abuso es muy frágil, según dijo para la Televisión Pública Eva Dobrovolná, portavoz de Amnistía Internacional en la República Checa.

"Es una tendencia peligrosa que presenta los derechos humanos como un obstáculo para la seguridad y para una eficaz lucha contra el terrorismo", subrayó la portavoz, agregando que siempre es muy difícil recuperar los derechos una vez cedidos a favor del Estado.

14-07-2005