Viceprimer ministro checo Mares rechaza conceder asilo a los gitanos eslovacos

16-12-2003

Desde principios de este año, más de 1000 eslovacos, en su mayoría gitanos, pidieron asilo en la República Checa. El viceprimer ministro checo, Petr Mares, rechaza conceder asilo a los ciudadanos eslovacos, explicando que Eslovaquia es un país seguro.

Viceprimer ministro checo, Petr Mares, con su homólogo eslovaco, Pál Csáky, foto: CTKViceprimer ministro checo, Petr Mares, con su homólogo eslovaco, Pál Csáky, foto: CTK El viceprimer ministro checo, Petr Mares, debatió este lunes en Bratislava con su homólogo eslovaco, Pál Csáky, sobre la migración de los gitanos eslovacos hacia la República Checa. Los dos políticos coincidieron en que se trata de un problema, no obstante, que la situación no es grave.

"Las informaciones obtenidas confirman, lo que suponíamos, o sea, primero: no existe amenaza inmediata de que surja una ola migratoria masiva desde Eslovaquia rumbo a la RCh, además la parte eslovaca está dispuesta a cooperar con nosotros estrechamente para resolver la situación surgida, así que considero que pronto lograremos una solución satisfactoria", expresó el viceprimer ministro checo, Petr Mares, destacando que la República Checa respeta la legislación europea a la hora de otorgar el asilo, que imposibilita el abuso del sistema de ayudas sociales.

Gitanos eslovacosGitanos eslovacos "El extranjero que trabaje ilegalmente en la República Checa, no tiene derecho de recibir subsidios sociales del estado".

Los dos políticos acordaron este martes en la capital eslovaca que un comité especial se dedicará en el futuro a la prevención de la emigración de los gitanos eslovacos del país. El viceprimer ministro eslovaco, Pál Csáky, indicó, por ejemplo, que el Gobierno tiene previsto realizar proyectos para hacer frente a los mayores problemas de la comunidad gitana de ese país, es decir, sobre todo, la vivienda y la educación.

El Ministerio del Interior checo estima que unos 14 000 gitanos eslovacos viven en la actualidad en la República Checa.

16-12-2003