Vuelve a sonar la campana más grande

27-09-2002

El mal agüero termina en la República Checa. La mayor campana de la República Checa volverá a sonar con motivo de la fiesta nacional de San Wenceslao, tras haber sido sometida a arduas reparaciones.

Tomás Starecký, el campanero de la Catedral de San Vito, donde se encuentra la campana, señaló que el badajo se rompió el día de la romería de San Vito, el 15 de junio, horas después del término de los comicios senatoriales, como si de una señal de mal agüero se tratara.

"El badajo se partió debido al desgaste, se desprendió y cayó rompiendo el suelo de madera. Se detuvo en el suelo sólido de la planta más baja."

Según dice la leyenda el badajo roto de la campana Zikmund es de mal agüero y este hecho debería advertir al pueblo checo que corre peligro. Los habitantes inicialmente creían que es una señal de advertencia por los resultados de los comicios. No obstante, resultó que no tenían que temer a los partidos políticos, sino que a las inundaciones que afectaron a la República Checa en agosto.

Este sábado Zikmund doblará de nuevo durante una misa con motivo del 28 de septiembre, Día de la nación checa. La fiesta está relacionada con la muerte del príncipe y patrono checo, San Wenceslao, asesinado por su hermano Boleslao.

En el castillo de Praga tendrá lugar en vísperas de la fiesta, un concierto de música sacra, y será inaugurada la exposición "Los países de Europa Central en la lucha contra el totalitarismo".