Desavenencia diplomática marcó la cita de eurodiputados con Klaus

05-12-2008

Una desavenencia diplomática marcó la cita del presidente checo, Václav Klaus, con una delegación de eurodiputados en Praga. El jefe de la Oficina del Presidente de la República, Jiří Weigl, indicó que el líder de los Verdes en el Parlamento Europeo, Daniel Cohn-Bendit, concibió el encuentro como una “gran provocación”. Cohn-Bendit calificó el comportamiento del presidente checo de paranoico. Según el presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, quien encabezó el grupo, el encuentro terminó con la constatación de que hace falta cooperar durante la presidencia checa de la Unión Europea, en el primer semestre de 2009. Los eurodiputados regalaron al presidente checo, conocido por su euroescepticismo, una bandera de la Unión Europea proponiéndole colgarla en el Castillo de Praga.