El 20% de las empresas checas están registradas pero no funcionan

22-08-2019

Cerca de 100 000 empresas checas no realizan ninguna actividad, sin embargo, permanecen inscritas en el Registro Comercial, entonces continúan existiendo formalmente, según informa el diario Ekonom.

El procedimiento para disolver y liquidar una empresa es una operación compleja. Lleva al menos seis meses y cuesta más de 11 500 euros a los empresarios.

Lo más caro en todo el proceso es el asesoramiento legal, que cuenta con 25 pasos y cuesta alrededor de 4600 euros, según informaciones del diario Ekonom. Por lo tanto, es más fácil para los empresarios vender la compañía.