Cómo se divertían los ciudadanos de Praga hace 100 años

26-11-2005

¿Cómo se divertían y dónde pasaban su tiempo libre los ciudadanos praguenses hace cien años? La respuesta a esta pregunta la ofrece la exposición de carteles "Lo que Praga aún no había visto", instalada en la Casa Municipal de Praga.

De los carteles emana la atmósfera de los tiempos pasados. Desfilan en ellos bailarinas, ilusionistas y cómicos que invitan a pasar una noche divertida en un determinado bar o cabaret de la capital checa. Otros anuncian la celebración de un baile, una fiesta social o un acto benéfico.

Los carteles datan de la época de inicios del siglo XX, cuando Praga se iba transformando de una ciudad provincial del imperio austro-húngaro a una metrópoli moderna de la República Checoslovaca independiente, señaló el comisario de la exposición, Petr Stembera.

"Precisamente los carteles representan un testimonio excelente de este cambio radical. Al igual que en Viena o en París, también en Praga el cartel se fue convirtiendo en una parte inseparable del "interior" de la ciudad, de sus calles, avenidas y plazas. Su objetivo también era igual - ofrecer algo. Sea un automóvil, una máquina de coser o una exposición, carnaval, concierto, baile de máscaras o espectáculo circense".

Todos los carteles intentaban llamar la atención a los transeúntes y obligarles a detenerse. Por eso que su aspecto, hasta cierto punto, se asemejaba entre ellos - todos eran llamativos, multicolores y llevaban títulos escritos con letras grandes, agregó Petr Stembera.

En la exposición figuran casi 60 carteles de la época entre 1900 y 1930. La elección de este lapso de tiempo se debe a varias razones, señaló el comisario Petr Stembera.

"Del año 1900 data el cartel más antiguo que figura en la exposición y también en las colecciones del Museo de Artes Aplicadas, de Praga, institución que organizó esta muestra. Con el año 1930 este tipo de carteles prácticamente desapareció, debido a la llegada de la crisis mundial. Además, en los años 30 aparecieron nuevas formas de abstracciones y collages que cambiaron sustancialmente la apariencia del cartel".

En los archivos del Museo de Artes Aplicadas de Praga se encuentra una colección de 30 mil carteles de las más diversas épocas. No obstante, Petr Stembera destacó que actualmente la documentación de carteles y anuncios públicos no es una tarea fácil.

"Resulta que las empresas u organizadores de distintos eventos raras veces nos envían carteles, anuncios u otros materiales de propaganda. También los coleccionistas privados actualmente prefieren vender que regalar algo a una institución pública. Se trata de un problema serio. Me temo que de la época actual quedará en nuestros archivos un gran vacío".

La exposición, que se prolongará hasta el 8 de enero de 2006, está acompañada de una muestra de vestimenta y fotografías de la época.

 

Después de más de 50 años vuelve al escenario del Teatro Nacional de Praga la ópera Aida, compuesta por el italiano Giuseppe Verdi con motivo de la apertura en 1869 del canal de Suez. La ópera fue estrenada en El Cairo en 1871.

La nueva escenificación ha sido altamente valorada por el público y la crítica. Ovaciones cosechó el trío de cantantes extranjeros: la soprano italiana Daniela Longhi, el tenor ruso Serguey Lyadov, y la mezzosprano ucraniana Alina Gurina.

Daniela Longhi destacó que ama la música de Verdi y que el papel de Aida es uno de sus preferidos porque le posibilita demostrar sus todas capacidades artísticas. Por vez primera se presentó en el papel de Aida en 1994 en compañía de Plácido Domingo y más tarde en varios escenarios musicales como, por ejemplo, en Tokio, Nueva York y Francfort.

La cantante opina que Aida es una mujer con un carácter muy fuerte. "Es una mujer que, por un lado, se siente responsable por su pueblo, pero por otro, no quiere renunciar al derecho de amar. En ello consiste su tragedia", sostuvo Daniela Longhi.

Teatro Nacional en PragaTeatro Nacional en Praga "Aida" está generalmente considerada como una de las mejores y más conocidas obras de Verdi, destacó el director de orquesta, Oliver Dohanányi.

"El público generalmente no se puede imaginar esta ópera sin siluetas de pirámides, vestuario y maquillaje egipcio y escenas monumentales. La escenificación del Teatro Nacional responde plenamente a esta imagen. No hemos intentado experimentar o modernizar esta joya de la ópera mundial".

Oliver Dohnányi afirmó que los experimentos en la ópera no siempre son recibidos positivamente por el público. Más aún si se trata de una ópera tan conocida como "Aida".

"Inclusive la gente que no se interesa en absoluto por la ópera sabe que existe una ópera famosa del antiguo Egipto que narra sobre el amor trágico de Aida. Algunas de sus arias son notoriamente conocidas. La triunfal marcha se deja escuchar en teléfonos móviles y se canta en los estadios deportivos. Me parece que ni el propio autor de la ópera sospechaba que "Aida" iba tener tanta repercusión entre el público y adquirir tanta popularidad".

"Aida" apareció por primera vez en los escenarios checos en diciembre de 1875. El estreno tuvo lugar en aquel entonces en el Teatro de los Estamentos, de Praga y la ópera fue interpretada en alemán.

En checo fue cantada "Aida" por primera vez en febrero de 1884 en el escenario del Teatro Nacional.

26-11-2005