El Festival del Ajo se puede visitar en Moravia

30-07-2005

La tolerancia es el tema central este año del proyecto internacional "Tiempo para la poesía", realizado actualmente en cinco capitales europeas, entre ellas, Praga. En los medios de transporte urbanos, en las paradas de autobuses y tranvías, así como en los grandes letreros de publicidad, es posible leer en estos días versos de poetas europeos.

"Cada año, los Pen clubes nacionales de los países participantes, seleccionan para el proyecto un poema de un determinado poeta de cada uno de esos países. Así, este año tenemos la posibilidad de conocer en Praga poemas de cinco autores europeos, representando a la República Checa el poeta Jirí Grusa", informó Eva Hulanová, una de las promotoras del proyecto.

La idea de propagar la poesía en los medios de transporte municipales surgió hace 22 años en Viena. Un estudio determinó entonces que la gente se pasa viajando gran parte de su vida en los medios de transporte colectivos, y a un grupo de entusiastas se le ocurrió que ese "tiempo perdido" podría ser aprovechado de manera activa.

Fue entonces que en Viena fueron sentadas las raíces del proyecto "Tiempo para la poesía", siguiendo pronto el ejemplo de la capital austríaca otras ciudades europeas. Este año, Praga participa en el proyecto por tercera vez. Además de esas dos capitales, a la actividad se sumaron Budapest, Bratislava y Ljubljana.

El tema de la tolerancia, de este año, implica el proceso de ampliación de la Unión Europea y propaga una nueva Europa. "La tolerancia significa oponerse a la guerra, al racismo, al nacionalismo y al odio. En este aspecto los europeos tenemos todavía un largo camino por delante", considera Michael Ludwig, encargado austríaco del proyecto internacional "Tiempo para la poesía".

El proyecto cuenta con el apoyo de las autoridades oficiales de las cinco capitales participantes, ya que representa un ejemplo de cómo los ciudadanos y organizaciones no gubernamentales pueden ayudar al mayor conocimiento y al entendimiento entre los pueblos.

 

El ajo es muy popular en la cocina de numerosas naciones del mundo. Independientemente de su fuerte olor a raíz, por el cual muchas personas prefieren no consumirlo, ya nuestros antepasados conocían y valoraban los efectos curativos del ajo. Los especialistas confirman que el ajo ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, la demencia y otras dolencias.

"Cantemos hermanos esta canción a la salud. Deseamos a todos que la tengan de hierro y que logren superar cualquier enfermedad. Consumamos el ajo desde la primavera hasta el invierno, pues el ajo, amigos, es uno de los mejores medicamentos contra cualquier enfermedad", así dice el refrán del himno al ajo cuyo fragmento lo entonó Miloslav Hrdý, de la localidad morava de Buchlovice.

La importancia del ajo en la vida del hombre pretende propagarla también el Festival del Ajo que todos los años, el último fin de semana de julio, se celebra en la mencionada localidad en el este de la República Checa.

Castillo de Buchlovice (Foto: Czechtourism)Castillo de Buchlovice (Foto: Czechtourism) "El festival se realiza en Buchlovice desde el año 2002, o sea que este año celebramos su cuarta edición. En el pasado, la zona en las proximidades de la ciudad morava de Uherské Hradiste, era conocida por el cultivo de ajo. Y, en vista de que hoy en día esas plantaciones van desapareciendo poco a poco, hemos decidido hacer revivir la tradición local del ajo", señaló Miloslav Hrdý, de la localidad de Buchlovice, uno de los organizadores del Festival del Ajo.

El señor Hrdý es consciente de que difícilmente se podrán renovar las plantaciones de antaño, pero insiste en que su objetivo es que el ajo, al menos, no llegue a desaparecer por completo y de forma definitiva de la zona.

En el Festival del Ajo los agricultores de la comarca participan en un desfile presentando su cosecha de ajo. Luego tiene lugar un concurso por el ajo más grande. Según el señor Hrdý, el ajo más grande presentado en el festival pesaba más de 150 gramos.

El festival lo acompaña un programa cultural y deportivo que incluye una actuación en homenaje al ajo del conjunto de bailes y canciones populares Hradistan, y una carrera de velocidad con un premio especial al ganador, según cuenta Miloslav Hrdý.

"El ganador recibe una ristra de ajos y también los premios a los demás deportistas son a base de ajo, por ejemplo, platos a base de ajo. Cabe decir todavía que todos los corredores tienen la obligación de comerse por lo menos un diente de ajo antes de empezar la carrera, para tener mayor resistencia".

"El ajo es una rosa que apesta". Los organizadores del Festival del Ajo, en Moravia, utilizaron este antiguo dicho griego como lema central de la actividad. Es también el tema de un concurso de dibujos infantiles que forma parte de la actividad, además de un seminario especializado dedicado a los efectos curativos del ajo.

"Queremos que nuestro festival se caracterice por el humor, pero que a la vez obligue a los participantes a reflexionar seriamente sobre el significado del ajo en la vida del hombre. Invitamos al seminario a especialistas en medicina que pueden explicar a los interesados en qué radican los efectos curativos del ajo. Consideramos que esto es muy importante, más cuando la gente se interesa cada vez más por la medicina alternativa".

A pesar de que el Festival del Ajo en Buchlovice es relativamente joven, su popularidad entre la población es enorme. Cada año, el último fin de semana de julio, esta localidad morava al este de la República Checa, con algo más de dos mil habitantes, suele ser visitada por otras 2 mil personas.

 

Nuestra siguiente información es que Praga aspira a convertirse en la sede de los Juegos Olímpicos del 2016, el 2020 o el 2024. Al menos así lo dijo recientemente el Alcalde Mayor de Praga, Pavel Bém, apuntando que ha sido creada una comisión para preparar la candidatura de la capital checa para la organización de la olimpíada.

El alcalde Bém señaló que la decisión sobre la candidatura de Praga deberá ser adoptada definitivamente el próximo año. Para entonces, los miembros de la comisión estudiarán y debatirán detalladamente todos los pormenores del asunto.

"Con frecuencia escucho la opinión de que Praga es una ciudad demasiado pequeña para celebrar allí los Juegos Olímpicos, o que la olimpíada es una actividad muy costosa. Yo creo que cuando se quiere, todo es posible, además deberíamos tener en cuenta que la olimpíada es un asunto de prestigio y, en mi opinión, Praga merece esa forma de apreciación", insiste el Alcalde Mayor, Pavel Bém.

La comisión que debe decidir sobre la eventual candidatura de Praga la integran representantes del Gobierno, la alcaldía y el Comité Olímpico checo, así como destacados atletas checos.

30-07-2005