Estudiar en Iturbide según Comenio

23-07-2005

Con entusiasmo se pueden lograr grandes cosas. Por ejemplo, construir desde cero una universidad completamente nueva. Radko Tichavský, cónsul checo en Monterrey, México, Elza Fujimoto, de la Agencia Fujimoto Promociones, el presidente municipal de la ciudad de Iturbide, José Rodríguez del Toro, y el ingeniero José Dávila, representante en México de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, la IFOAM, visitaron recientemente la República Checa para promover el Centro Universitario Comenius, que se está constituyendo en Iturbide, al sudeste del Estado de Nuevo León, de México. De su proyecto nos hablarán en este Panorama Checo.

El Centro Universitario Comenius de Iturbide será una universidad con un enfoque humanista, que impartirá cuatro carreras principales, según nos explicó el cónsul checo en Monterrey, Radko Tichavský.

"Es producción orgánica. Va a formar a la gente de cómo producir verduras y otros productos orgánicos sin agroquímicos, es decir que no van a contener ninguna contaminación ni por pesticidas, ni por fertilizantes, de ninguna otra especie y que va a ser certificado por una organización internacional, IFOAM, que tiene sede en Italia y el ingeniero Dávila es su certificador en México. La segunda carrera va a ser ecoturismo, es una carrera que se amolda muy bien al ambiente tan limpio, tan precioso de las altas montañas de Iturbide. La tercera carrera va a ser gastronomía, vamos a enseñar a la gente cómo cocinar la típica comida mexicana o de Iturbide, del noreste de México. Y la cuarta área donde vamos a trabajar es el diseño de muebles".

El ideario de la universidad determinó la decisión al buscar un lugar idóneo para el Centro Universitario Comenius. No tendría sentido establecerlo en Monterrey, que ya dispone de 36 universidades privadas. Se buscaba una localidad limpia y ecológica, pero a la vez una comunidad que tuviera interés en poseer una universidad y que tuviera un líder que estuviera compenetrado con el proyecto. Lo encontraron en Iturbide, en el alcalde José Rodríguez del Toro.

Radko TichavskýRadko Tichavský "Cuando estuvimos en las primeras entrevistas me pareció fabuloso el proyecto, porque estaba en el entorno a lo que teníamos: la naturaleza, la ecología, había personas, pero faltaba alguien quien se interesara en nosotros. Me siento contento porque hemos hecho un equipo de trabajo y yo creo que vamos a hacer muchas cosas que no se han hecho", opinó José Rodríguez del Toro.

El Centro Universitario Comenius estará ubicado en una meseta a una altura de más de 1 600 metros sobre el nivel del mar. "Es una localidad muy especial con una vegetación de cactáceas, arbustos que se mezclan con los pinos", sostuvo Radko Tichavský.

"Cuando platicamos con los especialistas de estudios de naturaleza checos, quedaron con muchísimas ganas de conocer el lugar porque hay muchas especies que a ellos les interesan y que pueden encontrarles un uso futuro para curar enfermedades como cáncer o hemofilia".

En el ámbito de reforestación y producción orgánica, el Centro Universitario Comenius de Iturbide colaborará en el futuro con la Universidad Mendel, mientras que con la Universidad Masaryk, ambas de Brno, realizará un proyecto en el área de biotecnología y ecoturismo. La Facultad de Educación Física de la Universidad Masaryk ayudará a promover en México el piebol, apuntó Radko Tichavský.

"El ´nohejbal´, en checo. Es un deporte desconocido en México. Al señor alcalde le encantó el deporte, de hecho no lo jugamos, pero nos explicaron cómo se juega y se le hizo muy interesante. Queremos ser los pioneros de este deporte en México. Eso es una colaboración muy concreta, e incluso existe una idea para que una competidora en ciclismo de montaña de la Universidad Masaryk participe en el primer campeonato estatal del Estado de Nuevo León de ciclismo de montaña, que se va a organizar durante el mes de agosto en Iturbide. Queremos que se quede luego algún tiempo en Iturbide para dar cursos de capacitación e informar a los jóvenes acerca de ese deporte, y regrese a Brno junto con un entrenador de Iturbide, que todavía no sabe él, pero a lo mejor se entera a través de Radio Praga, para que se capacite en piebol y luego traiga esta tecnología deportiva, digamos, y la disperse en México. Entonces en un futuro mediano vamos a tener equipos de ´nohejbal´ mexicanos que podrán competir con los equipos checos y podrán traer esta tecnología específicamente europea al continente americano".

El ingeniero José Dávila subrayó que hay una gran disposición por parte de las universidades checas de realizar intercambios con el Centro Universitario Comenius de México.

 De izquierda: José Dávila, José Rodríguez del Toro, Elza Fujimoto y Radko Tichavský (Foto: autora) De izquierda: José Dávila, José Rodríguez del Toro, Elza Fujimoto y Radko Tichavský (Foto: autora) "En este recorrido y nuestra estancia en la República Checa encontramos, creo, mucho apoyo y muchas coincidencias que nos van a llevar a hacer intercambios o enviar a estudiantes a que vengan en primer lugar a aprender el idioma, que es básico. También los adelantos científicos y tecnológicos que tiene la República Checa nos han parecido de mucho interés, que podríamos aplicar en la universidad y difundirlo por nuestro Estado también. La producción orgánica va muy en armonía con el ambiente, que es lo que estamos promoviendo fuertemente, para desarrollar y pensar básicamente en la protección de la salud a través de la vía de la alimentación, preparar técnicos con ese enfoque que tanto hace falta no solamente en Iturbide, en México, sino en todo el mundo, porque creo que día a día nos estamos contaminando por vía de la producción química. Entiendo que la química y la genética han ido muy de la mano, pero también nos han dejado algunas cuestiones importantes que debemos de rediseñar o cambiar un poquito el rumbo en esa relación de armonía del hombre con la naturaleza. Creo que allí está una gran parte de nuestra permanencia en este planeta".

Según explicó Elza Fujimoto, directora administrativa del Centro Universitario Comenius, el tema de la gastronomía fue consultado también con profesores de la Escuela de Hotelería de Jeseník, en Moravia del Norte. En colaboración con Miluse Lastovicková fue editado hace un año en Monterrey el "Libro de cocina checa al paladar mexicano".

"Ya hicimos la segunda edición del mismo libro. Hicimos la comida checa al paladar latino porque vamos a enviar el libro a los países latinos de habla española. En esta visita, el señor cónsul impartió un taller de protocolo diplomático en la escuela. Según pienso van a empezar a introducir esta materia para que los alumnos puedan mejorar un poquito más su trabajo en el idioma español. Otra cosa que se me lleva olvidando. A partir de septiembre vamos a tener aquí al maestro Jorge Covarrubias, él va a pasar un año en la Escuela de Hotelería de Jeseník impartiendo clases de idioma español. Pues, es muy folklórica, exótica la alimentación mexicana y en un futuro próximo creo que vamos a empezar a tener aquí algo de esta gastronomía".

¿El español ya se está enseñando en la Escuela de Hotelería de Jeseník?

"Tienen enseñanza de francés, alemán, inglés, y ruso, creo. Pero tienen mucho interés en involucrar el idioma español con la idea de que cuando aprendan la primera base, que visiten México en una estancia de estudios y que directamente en el ambiente en la Universidad Comenius, en el ambiente natural, entre la gente, se capaciten en cómo hacer tacos, cortadillo, machacado, un cabrito, todas las especialidades del noreste de México, que son muy ricas y que ameritan ser aprendidas por los europeos. Y ser difundidas porque esto es también un conocimiento, es una riqueza tremenda que tiene México en ese sentido".

El ingeniero José Dávila está planeando con científicos checos un intercambio de biotecnologías relacionadas con la planta Estebia y el árbol Nim.

"Este árbol es originario de la India y de Pakistán. En su nicho ecológico es considerado como la botica del pueblo porque tiene muchas aplicaciones, no solamente en la parte de la agricultura, es útil para el control de insectos que afectan a las plantas, pero también en el aspecto de la salud es fundamental. Según la literatura apoya mucho en cuestiones de diabetes, incluso de cáncer, problemas en la dentadura, etc. Se están extrayendo champú, pasta dental, se utiliza también como crema para evitar problemas de soriasis, esos aspectos que afectan la piel, etc. La otra planta es también muy interesante para enfermos con diabetes, es originaria de Brasil y Paraguay, los indígenas la han consumido hace muchos años y creemos que la podemos establecer allá porque en las partes bajas de Nuevo León hay condiciones subtropicales, aunque no todo el año. Creemos que la podemos promover fuertemente para que colabore en la salud, que ese es el enfoque humanista del que hablaba el señor cónsul. Obviamente va de la mano la parte de la salud y la enseñanza de respeto a la naturaleza".

Radko Tichavský sostuvo que el campus del Centro Universitario Comenius de Iturbide no será una de esas típicas áreas universitarias con edificios altos de diez pisos y aulas dispuestas una sobre otra, sino que estará dispersado entre árboles y veredas intercalados con obras de arte.

"Entre pasar de una clase a otra van a tener que tocar la naturaleza, van a tener que convivir con ella y van a hacerlo de una forma armónica. En ese sentido va a ser un proyecto único. En América Latina, en lo que yo sepa, no hay un proyecto así de universidad. Para dar algunas ideas: Pensamos construir baños secos. Es una tecnología mexicana aplicada en diferentes países o adaptada también de diferentes países, que permite transformar las heces en tierra negra en un espacio de tres meses, totalmente inolora, no se necesita agua. Los edificios del campus, que va a tener una extensión de diez hectáreas, van a ser construidos de pacas de paja, es decir de cubos de paja - de trigo, de avena. Esta tecnología es muy económica, muy rápida de construirse, tiene sus bases en el siglo XVIII, XVII, en los campesinos mexicanos, incluso en los campesinos indígenas todavía, y es altamente térmica. No se necesitan clima ni calefacción porque las paredes son muy gruesas, mantienen muy bien el frío y el calor".

El campus se empezará a construir este año. Las propias clases deberían iniciarse de manera formal a partir de septiembre de 2006.

"Y mientras tanto vamos a desarrollar algunos cursos: cómo construir un baño seco, cómo construir tinacos de ferrocemento para guardar el agua de lluvia de los techos. Estamos preparando un curso de producción de champús ecológicos, de las mismas plantas de la región. Estamos preparando tecnologías que puedan ser interesantes para la gente del campo que pueden hacerles producir dinero, pero hacerlo de tal manera que no destruyan esa riqueza que tienen, que es enorme".

Se comenta que en los primeros tres años el número de estudiantes llegará a unos trescientos. En el futuro la capacidad máxima del Centro Universitario Comenius no debería exceder los mil estudiantes.

"Todos van a aprender en pequeños grupos, entre seis y diez personas. No va a ser la típica aula donde las últimas filas están durmiendo, sino que va a ser una enseñanza muy activa con maestros que tengan conocimiento, pero que ellos sean conocimiento también, o sea que ellos tengan una vivencia. Porque el conocimiento según nuestro concepto se transfiere solamente a través de la vivencia. Lo demás son un poquito rollos y títulos académicos rimbombantes, pero no siempre tocan la realidad. Y nosotros no queremos despegarnos de la realidad que nos rodea en Iturbide. Queremos tomarla en cuenta, aprender de ella y enseñar cómo convivir con ella y cómo manejarla, desarrollarla para generar riqueza sin destruirla", dijo Radko Tichavský.

Elza Fujimoto explicó otro concepto que desarrollará la universidad de Iturbide: "No queremos a nadie de plantilla, vamos a trabajar con los maestros con proyectos. ¿Por qué? Porque nosotros pensamos que las personas que son efectivas de una plantilla, son seres muertos, durmientes, porque según nosotros la seguridad es muerte. El que siempre presenta un proyecto nuevo, novedoso, hace avanzar la vida y como el agua, si Ud. la deja, se pudre, ¿no? Nosotros somos la naturaleza y si no nos movemos constantemente, nos vamos muriendo".

José Dávila subrayó el enfoque global: "Es un proyecto integral que no es solamente hacia el interior de la universidad, sino que la presencia del señor alcalde habla del interés que tiene el municipio de que los jóvenes no se queden sin estudiar en primer lugar, en segundo lugar que se desarrollen en su sitio de origen, porque si no, van emigrando a las grandes ciudades, se van engrosando los cinturones de miseria y se provocan alteraciones sociales, etc. Esta universidad busca precisamente esto: arraigar al egresado allí en su sitio de origen".

El Centro Universitario Comenius será una institución privada. Los estudios se financiarán de fuentes privadas y gubernamentales, y también de las colegiaturas.

"Estamos contemplando la posibilidad de que haya colegiaturas en especie. Ello quiere decir que una parte de los alumnos que no tengan dinero para pagar la matrícula van a poder pagar en especie. Vamos a establecer unos nodos de trueque que van a ser una especie de bodegas, donde el alumno que no tenga dinero para estudiar en la universidad, pero tiene el deseo de estudiar, va a ingresar en esta bodega huevos de gallina, un puerco, un caballo, unas cabras. Si el alumno ni siquiera tiene esos bienes para poder intercambiar, se le va a pedir trabajo a cambio. Va a trabajar dentro de la misma universidad y la comunidad, y lo que va aprendiendo en la misma universidad va a dispersarlo o enseñarlo a otras gentes de la comunidad. Posteriormente, de los nodos de trueque, que es una tecnología que ya se ha probado en España, Argentina, Japón y otros países, se van a redistribuir esos bienes: se van a intercambiar o comercializar en cadenas de comercialización para financiar de esta manera las actividades de la universidad", explicó Radko Tichavský.

"Nosotros creemos que la oportunidad de prestar un servicio a la universidad es también una manera de trabajar el ego de los estudiantes. Porque el que barre el suelo o el que limpia el baño no es menos que los otros, nadie es menos que nadie. Entonces, es también una manera de cómo trabajar su autoestima, porque no es que el señor que está sentado en un escritorio desarrollando cosas intelectuales sea más que el que limpia la cocina o que prepara la comida. Son actividades distintas y cada una tiene su propio valor. De eso se trata", agregó Elza Fujimoto.

Elza FujimotoElza Fujimoto "En cuanto a las tecnologías, se van a combinar tecnologías tradicionales con tecnologías de punta. En términos científicos las llaman tecnologías mixtas. Le voy a dar un ejemplo: En la región se elaboran panes en una especie de hornos redondos que están hechos de tierra, de adobes. Pensamos combinar estos hornos con la tecnología de computación, con detectores de temperatura. Entonces, utilizamos tecnología tradicional de la región, añadiéndole una parte de la civilización que puede mejorar el desempeño del mismo horno. Es obvio que vamos a tener aulas con Internet de alta velocidad, todo lo que tienen las universidades normales, microscopios, pero vamos a investigar sobre todo tecnologías que pueden mezclarse con lo ya conocido, con lo tradicional para mejorarlo o completarlo, no quedarnos solamente en lo nuevo, sino siempre arraigarlo en lo antiguo", apuntó Radko Tichavský.

"Obviamente estas tecnologías siempre serán en respeto hacia el ambiente, como es el enfoque principal de esta universidad. También la universidad va a ser un centro de generación de información, no solamente para Iturbide, sino para otros municipios que están en el sur de nuestro Estado de Nuevo León. También las investigaciones van a estar en un momento dado soportadas con recursos gubernamentales, de organizaciones no gubernamentales que quieran apostar por este proyecto y que a la vez sirvan para el desarrollo de la universidad, y obviamente del joven que hace la estancia para su preparación profesional", señaló José Dávila.

¿Aparte de las universidades checas, van a cooperar también con otras universidades de América Latina?

"Sí, es la idea. Pero recurrimos primero a la República Checa porque la universidad lleva el nombre de Comenius. Las universidades checas comprenden esta corresponsabilidad de colaborar tecnológicamente con su know-how, con sus conocimientos ... En ese sentido encontramos una recepción fantástica. Pienso que van a salir muchos proyectos, la gente tiene mucho interés en que sus estudiantes conozcan Iturbide, conozcan México, que viajen allí y colaboren en proyectos de investigación y en prácticas. Encontramos una apertura. Y es obvio que se va ampliar, vamos a hablar con otras universidades de otros países, pero la República Checa debería ser la primera", manifestó el cónsul checo en Monterrey, Radko Tichavský.

23-07-2005