Grupos folklóricos y maestros de artesanía popular se presentan en el Museo Etnográfico

15-10-2005

Tras una pausa de casi 20 años fue abierto nuevamente en Praga el Museo Etnográfico, situado a partir de 1901 en el palacete Kinský, cerca de la colina de Petrín. Esta institución, dedicada a la cultura popular checa y eslava, fue creada en 1896.

'Musaion' (Foto: Martina Schneibergova)'Musaion' (Foto: Martina Schneibergova) Las exposiciones del Museo Etnográfico fueron cerradas al público en 1986, debido al mal estado técnico del palacete. Las exposiciones fueron trasladas a distintas ciudades de la República Checa, donde permanecieron hasta la reapertura del reconstruido palacete Kinský, obra del arquitecto vienés Enrique Koch de los inicios del siglo XIX.

La nueva exposición del Museo Etnográfico titulada "Musaion" ofrece una amplia muestra de las tradiciones populares checas, así como muestras de artesanía, explicó la directora del Museo Etnográfico, Jirina Langammerová.

"Hemos optado por una concepción nueva, moderna y atractiva para el público. Es decir, además de vitrinas con muestras de vestimenta y objetos tradicionales de la artesanía popular checa y eslava, ofreceremos conciertos de música popular con bailes y cantos de distintas regiones de la República Checa. Invitaremos también a maestros de artesanía popular checa que mostrarán al público los procesos de elaboración de objetos de cerámica, madera y hierro. Incluiremos muestras de pintura sobre vidrio, distintas técnicas de bordado, etc".

Jirina Langammerová (Foto: Martina Schneibergova)Jirina Langammerová (Foto: Martina Schneibergova) Con ayuda de los maestros, los visitantes tendrán la oportunidad de intentar elaborar, por ejemplo, objetos de cerámica o tejidos.

La exposición está dividida en diez secciones dedicadas a las costumbres y las tradiciones populares en las distintas regiones de la República Checa, dijo Jirina Langammerová, directora del Museo Etnográfico.

"Una de las salas está dedicada, por ejemplo, a los hábitos y las tradiciones vinculadas con las Fiestas de la Navidad. Los visitantes pueden apreciar, por ejemplo, figuritas de paja u otros materiales naturales con los que se decoraban los árboles navideños".

En el centro de la sala está situado un belén, obra de maestros populares checos. Documenta la larga tradición de la construcción de nacimientos en las Tierras Checas, traída aquí hace siglos por los jesuitas.

De las vitrinas sonríen máscaras carnavalescas, mientras que en otras luce la vestimenta popular de boda, ricamente bordada y adornada con encajes.

La exposición del Museo Etnográfico refleja importantes momentos de la vida campesina como la siembra o la cosecha. Ofrece además una buena imagen de la arquitectura popular.

En los archivos y depósitos del Museo Etnográfico de Praga se conservan en total unos 200 mil objetos.

 

'Jenufa''Jenufa'"La historia de la ópera "Jenufa" se asemeja a un drama de la edad antigua que trata sobre el aplomo y la egolatría", afirmó Jirí Nekvasil, director de la nueva puesta en escena de la ópera de Leos Janácek en el Teatro Nacional.

"La escenificación, que surgió en coproducción con la Ópera Irlandesa y la Ópera Nacional de Letonia, fue presentada en Dublín y en Riga. La ópera recibió una calurosa acogida, sobre todo en Irlanda, donde fue nominada al premio para la mejor coproducción operística del año 2004"", explicó el director de la escenificación, Jirí Nekvasil.

También el estreno en Praga fue exitoso y valorado por la crítica.

En la nueva puesta en escena de la quizás más exitosa obra de Janácek, se presentan estrellas operísticas de la República Checa, tales como Eva Urbanová, Ivan Kusnjer y Stefan Margita.

La ópera "Jenufa" está basada en el drama "La hijastra" de Gabriela Preissová. Fue estrenada en Brno en enero de 1904. Su recibimiento fue entonces bastante frío. El autor tuvo que esperar 12 años hasta que la ópera se presentara en el Teatro Nacional.

Janácek escribió la ópera en un período difícil de su vida, marcado por la enfermedad y la muerte de su joven hija Olga. El dolor vivido le sirvió como inspiración para una de las obras clave de su carrera.

 

Foto: AutoraFoto: Autora Una exposición de diseño mexicano fue inaugurada recientemente en Praga. En la misma se presenta un centenar de objetos de mármol, ónix y cerámica.

La muestra, que se presentó en Helsinki, Milán, Seúl y otras ciudades, fue creada por iniciativa del grupo artístico Advento, fundado en 1986 por Raymundo Sesma, que trabaja en una pequeña población llamada Tecali, cerca de la ciudad de Puebla.

Se trata de una ciudad muy interesante desde el punto de vista urbanístico, fundada por los franciscanos en el siglo XVI. Desde aquel entonces los artesanos locales no han perdido su tradición de trabajar la piedra, como el ónix o el mármol.

Raymundo Sesma (Foto: Autora)Raymundo Sesma (Foto: Autora) La labor del grupo Advento se basa en una estrecha cooperación entre el creador y el artesano, cuando el artista ofrece la idea y el artesano la realiza, explicó el autor de la muestra y fundador del grupo artístico, Raymundo Sesma.

"Las piezas expuestas son de ónix, mármol y granito. Son materiales de la región. O sea la idea es trabajar materiales y mano de obra del lugar. En Puebla existe toda esta tradición que viene de España y antes de España de China. La técnica se llama talavera. Lo curioso es que en Puebla siguen haciendo la talavera como la hacían en el siglo XVI-XVII".

Las ideas y el trabajo del grupo Advento se ha expandido de manera que otros complementan la misma idea, destacó Raymundo Sesma.

"Lo más importante es no dejar que nos determine la historia, sino que tú determines la historia. La política, el Estado te determina. Te dice vas a hacer esto o vas a hacer lo otro. Entonces, estamos condicionados por el sistema. Pero cuando tú rompes este sistema es maravilloso porque te encuentras dentro de un ámbito de libertad".

15-10-2005