La Baquelita, la madre de los plásticos que revolucionó el diseño

24-03-2018

Con la producción de baquelita nació el hito de la segunda revolución industrial. El Museo Nacional Técnico de Praga presenta ahora su historia.

Kouzlo bakelitu, foto: Patrik Sláma / Museo Nacional Técnico de Praga Kouzlo bakelitu, foto: Patrik Sláma / Museo Nacional Técnico de Praga La exposición ‘El encanto de la baquelita’ (Kouzlo bakelitu) explica a los visitantes el uso de un material en su día muy extendido, que impulsó en el siglo XX un gran salto tecnológico. Hasta los años 50, y en Checoslovaquia hasta los años 70, la mayoría de los objetos de uso diario estaban hechos de este material, que fue en su día la primera sustancia plástica totalmente sintética.

En el Museo Nacional Técnico de Praga se puede disfrutar de una colección de objetos de baquelita, un material revolucionario que fue creado en 1907 por el belga Leo Baekeland. Ladislav Klíma, autor de la exposición, afirma a Radio Praga.

“La intención de la exposición es presentar y devolver a la vida, para los visitantes del museo, el mundo diverso de los objetos de baquelita, los cuales hasta hace muy pronto formaban parte de todas las esferas de nuestra vida cotidiana. La generación mayor a lo mejor algunos de esos objetos todavía los mantiene”.

Asimismo, Klíma explica por qué la invención de baquelita fue realmente tan importante y a la vez excepcional.

“Lo nuevo y único se aprovechó sobre todo en la industria electrotécnica, ya que el material trajo unas cualidades totalmente nuevas, como que se podía moldear, tenía buenas capacidades de aislamiento de corrientes eléctricas y resistencia al calor”.

Kouzlo bakelitu, foto: Patrik Sláma / Museo Nacional Técnico de Praga Kouzlo bakelitu, foto: Patrik Sláma / Museo Nacional Técnico de Praga Así, la baquelita era dura y resistente, y gozó de múltiples aplicaciones. Podía ser utilizada para producir diversos productos electrotécnicos y domésticos pero también para crear objetos de un diseño interesante. Klíma continúa.

“Por la cualidad de que se podía moldear, hoy se puede observar en muchos objetos el desarrollo de los diferentes estilos predominantes durante el siglo XX como, por ejemplo, el Art Deco o la Bauhaus o el estilo típico checoslovaco inspirado en estilo de Bruselas unido a la exposición en 1958”.

Klíma cuenta, asimismo, que la exposición cuenta con varios artefactos singulares.

“En la exposición hay muchos objetos curiosos, un abanico de distintas aspiradoras, las cuales fueron las primeras aspiradoras de la posguerra producidas en Checoslovaquia. También hay secadores, juegos, planchas express para planchar pliegues de pantalones o corbatas. También tenemos un aparato infantil, que se podía ver en una película checa, un inductor al que se le llamaba ‘Aguanta pionero’”.

La exposición representa el primer proyecto de la serie ‘Made in Czechoslovakia o la industria que conquistó el mundo’ para conmemorar el 100 aniversario de la creación de Checoslovaquia. Permanecerá en el Museo Nacional Técnico de Praga hasta el 2 de septiembre de este año.

24-03-2018