Los sabores de España toman el mercado checo

02-04-2015

“El mercado checo es muy atractivo”. Esta es la conclusión de los empresarios españoles que participaron recientemente en el evento 'Wine & Food Festival', organizado en Praga por la Cámara de Comercio Hispano-Checa a fin de abrir el mercado local a las empresas españolas orientadas en gastronomía, y establecer nuevas relaciones comerciales entre ambos países. Radio Praga habló con los empresarios sobre su interés en conquistar el mercado checo.

Foto ilustrativa: Dominika BernáthováFoto ilustrativa: Dominika Bernáthová Decenas de sabores de España presentados por más de veinte empresas, más de cien profesionales en gastronomía interesados en vender sus productos en Chequia, decenas de nuevas colaboraciones entre los empresarios checos y españoles y cientos de visitantes contentos. Números muy positivos para ser el primer acto público de la sucursal praguense de la Cámara de Comercio Hispano-Checa, que se propuso animar las relaciones comerciales entre estos dos países.

Según afirma la representante de esta entidad sin ánimo de lucro, Eulogia Cotelo, la velada cumplió con las expectativas.

Eulogia Cotelo y Silvia Codes de la Cámara de Comercio Hispano-Checa, foto: Dominika BernáthováEulogia Cotelo y Silvia Codes de la Cámara de Comercio Hispano-Checa, foto: Dominika Bernáthová “Nuestros expositores han quedado completamente satisfechos porque han conseguido una red de contactos interesantes. Nos han comentado que se han reunido con mucha gente interesada en sus productos. De lado de los checos, han tenido oportunidad de conocer nuevas bodegas y productos españoles. Uno de los expositores también va a tener a partir de la semana que viene en Chequia una promoción en un hard discount de uno de sus productos”.

“Si mantienes contactos, puede salir otro negocio interesante”

Contento con el evento se vio también José Carlos Monsalve Rodríguez, diputado Delegado de Cultura, Turismo, Juventud y Relaciones Institucionales de la provincia española de Segovia, que encabezó la misión de tres empresarios en distintas variedades gastronómicas de esta región.

José Carlos Monsalve Rodríguez, foto: Dominika BernáthováJosé Carlos Monsalve Rodríguez, foto: Dominika Bernáthová “Tenemos en la diputación un tema de la innovación. Hemos tenido relación con distintas embajadas, una de ellas la de la República Checa. Hemos puesto en contacto empresarios checos con los empresarios españoles, a ver cuáles les pudieran interesar. A los españoles les interesaba tener relaciones y abrir mercado en la República Checa. Desde la diputación apoyamos a todos los empresarios porque además creemos que esto ofrece una riqueza al país”.

El festival gastronómico fue la primera presentación pública de la sucursal checa de la Cámara, nacida a finales de 2014. El diputado segoviano apunta que fue un acierto dedicarlo a la gastronomía, ya que la comida y bebida son unas constantes del mercado. Al mismo tiempo afirma que en el futuro pueden surgir otras colaboraciones interesantes entre España y la República Checa.

“El tema del vidrio. Sabemos que en Chequia el vidrio de Bohemia es de gran importancia a nivel mundial, pero también en Segovia tenemos la Granja de San Indefolso, la Fábrica Nacional de Vidrio, que también es de importancia mundial. Yo creo que todo este intercambio y la conexión de unos con otros es positiva y las personas pueden estar interesadas. Si mantienes estos contactos puede salir otro negocio importante que pueda convenir en ambos países. Esto se hace reuniéndonos, hablando e

”Chequia puede llegar a tener grandes vinos”

Los sabores de Segovia los presentó también David Herrero, enólogo y reconocido summelier a nivel internacional. Y no cualquiera, ya que es una de los seis personas del mundo premiadas con el Alambique de Oro, el máximo reconocimiento a los catadores, otorgado por la Asociación Internacional de Catadores y la Asociación Internacional de Destiladores. El especialista en catas de vinos, puros y maestro diplomado de whisky y ron confiesa que es un enamorado de su trabajo.

David Herrero, foto: Dominika BernáthováDavid Herrero, foto: Dominika Bernáthová “Creo que hay que enamorarse del trabajo que uno realiza, si no le gusta hay que cambiar. Es un honor para mí ser uno de los seis del mundo de este galardón. Es un don que nos dan, si no tengo este don, por mucho que entrene no llegaría a ser lo que soy. Somos capaces de conocer un alcohol puro, sabemos catarlo, solo con el olfato y gusto conocemos si está hecho de patatas, de centeno, de trigo, de arroz.... Es una cosa muy esencial.

Su trabajo le hizo recorrer el mundo y la capital checa le ha llamado mucho la atención. No solamente por su belleza, sino también por su potencial económico.

“Es una ciudad espectacular y mágica. No sabía que tenía 35 hoteles de 5 estrellas y 200 de 4 estrellas. Esto significa que pueden venir muchos turistas. Si tienes una capacidad hotelera de estas carecterísticas, está viniendo un turismo muy bueno, el que le gusta el arte, la cultura, comer y beber bien. En Praga se lo están dando. Me parece que es un mercado muy atractivo”.

¿Y qué opina David Herrero del vino checo? Tras probar varios tipos de vinos de Bohemia, confesó, con todo respeto, que todavía hay cosas por mejorar.

“En España pasaba lo mismo, ahora España está subiendo un poco, aunque me fastidie decir esto, un poco hacia Francia. Es un espejo a donde hay que mirar en cuestión de vino. Chequia realiza vinos pero está un poquito lejos de lo que puede ser una alsacia o un riesling del Rhin en Alemania, donde van un poco más avanzados. Si siguen este camino pueden llegar a ser grandes vinos”.

Huevos y patatas nunca fallan

Miguel Olmos vino a Praga a presentar productos precocinados de una empresa familiar segoviense, cuyo producto estrella es la tortilla de patata, actualmente presente en todos los supermercados españoles. Sus productos se han integrado en los mercados de más de 20 países, y la República Checa es la próxima en la lista, apunta el agente comercial.

Miguel Olmos, foto: Dominika BernáthováMiguel Olmos, foto: Dominika Bernáthová “En República Checa nuestro interés es introducirnos en este mercado porque vamos colonizando estos mercados, estamos en Austria, Alemania, Italia”.

Miguel Olmos asegura que el producto básico de huevos y patatas gozará entre los checos de mucho éxito.

“Hay mucha gente que ha viajado a España, que ha estudiado allí y le gusta la comida española. A todo el mundo que lo ha probado le ha encantado. Nos preguntan dónde lo pueden encontrar y estamos buscando importador para introducirlo próximamente”.

La dieta mediterránea está de moda

En un desfile de productos gastronómicos de España no pudo faltar el aceite de oliva. Álvaro Morte trajo este oro líquido desde Valencia con muchas ganas, ya que la creciente demanda de productos sanos y de calidad por parte de los checos hace del mercado local una tierra fértil para su empresa.

Álvaro Morte, foto: Dominika BernáthováÁlvaro Morte, foto: Dominika Bernáthová “Creemos que tiene mucho potencial y cada vez lo que es el tema de la dieta mediterránea, una dieta saludable, está más de moda. Entonces el aceite de oliva como el representante principal de la dieta mediterránea es un factor importante y creemos que puede tener futuro aquí”.

Según afirmó, los checos se vieron interesados en las características de sus productos.

“Hacían preguntas por sus características, acidez, el precio también les interesaba... Creo que ha sido bastante fructífero y el producto ha tenido bastante acogida. Al menos la gente conoce un poco más el aceite de oliva español. Hemos tenido algún contacto con una empresa distribuidora de aquí y creemos que podemos tener futuro aquí”.

El interés de los checos en productos españoles va en aumento

Jamón ibérico, chorizos, lomos y quesos de alta calidad son los principales productos que desde 2003 importa a la República Checa la empresa representada en el festival por František Pech. Según afirma, el volumen de los pedidos se incrementa constantemente.

Foto: Samuel Moreno / FreeImagesFoto: Samuel Moreno / FreeImages “Nuestros resultados de ventas demuestran que el interés de los checos en los productos españoles va en aumento. En cuanto a los canales de distribución, aseguramos importación para tiendas especiales y provemos hoteles seleccionados y clientes en toda la República Checa.

Las empresas participantes se han mostrado interesadas en volver a presentar sus productos en la próxima edición del festival. La Cámara de Comercio Hispano-Checa aseguró que en el futuro planea llevar a cabo más proyectos para impulsar las relaciones comerciales entre Chequia y España.

02-04-2015