24-04-2004

Los sellos postales checos son altamente apreciados entre los coleccionistas del mundo entero. Es una costumbre nacional que en su realización participen destacados artistas del país. Mencionemos como ejemplo a los pintores checos Max Svabinský y Frantisek Kupka, cuyos cuadros son altamente apreciados también en el exterior.

Cada año tiene lugar en la República Checa una encuesta sobre el mejor sello postal. De la más bella estampilla checa del año 2003 nos informó Alena Reichová, del Museo Postal de Praga.

"Se trata de una transposición del cuadro "El Otoño en Veltrusy", de Antonín Slavícek, pintor checo del siglo XIX. El autor del sello postal fue el grabador Václav Fajt, uno de los mejores artistas contemporáneos checos".

El sello postal en la República Checa tiene una larga tradición, señala Patricie Tosnerová, del Museo Postal de Praga, familiarizándonos con esa institución.

"El Museo Postal fue fundado en Praga en diciembre de 1918, o sea, poco después del surgimiento del Estado Checoslovaco independiente. Se encontraba en la Universidad Carolina de Praga, pero posteriormente fue trasladado varias veces a otros lugares".

Las colecciones del museo se ampliaron significativamente después de la Segunda Guerra Mundial y, concretamente, en los años sesenta del siglo XX. Especialistas se marcaron por aquel entonces la tarea de reunir sellos postales checos por todo el país e intentar documentar el desarrollo histórico de las estampillas en las Tierras Checas.

En el año 1976 fue inaugurada la primera exposición permanente sobre la historia de los Correos en este país. La muestra, instalada en el monasterio cisterciense en la localidad de Vyssí Brod, en el sur de la República Checa, cubre el desarrollo de los Correos en las Tierras Checas desde el año 1526 hasta el presente.

"En el año 1988 el Museo Postal se trasladó a una nueva sede en Praga, abriéndose una exposición permanente de sellos postales checoslovacos. Con el surgimiento de la República Checa, en 1993, nos hemos empeñado por reunir una muestra especial de estampillas que documentaran cronológicamente el desarrollo histórico de este país, comenzando por la transición a la democracia", sostuvo Patricie Tosnerová, del Museo Postal de Praga.

Más tarde fue incluida en la muestra permanente del Museo Postal de Praga también una colección de sellos postales de otros países de Europa, con lo que hoy el museo ofrece al visitante la posibilidad de conocer las diversas técnicas históricas aplicadas en el Viejo Continente para la realización de sellos postales.

Las estampillas checas tienen una alta calidad, apreciada por especialistas del mundo entero. Según indicó Patricie Tosnerová, el año pasado los sellos checos conquistaron varios premios en la exposición internacional de sellos postales, celebrada en Viena.

Los especialistas extranjeros aprecian especialmente la realización artística de las estampillas checas.

"Varios sellos postales checos se ganaron en el pasado el premio "La más bella estampilla del mundo". Por ejemplo, amplio reconocimiento se adjudicó a la estampilla que reproduce el cuadro de Pablo Picasso "Guernica" o las estampillas basadas en los diseños del pintor y caricaturista checo Adolf Born", sostuvo Patricie Tosnerová del Museo Postal de Praga.

O sea, amigos, si desean conocer la historia del sello postal checo, así como los secretos de la producción de estampillas en la República Checa, les invitamos a visitar en Praga el Museo Postal.

 

Y ahora pasemos en este Panorama Checo de un museo a un teatro.

Amplia repercusión ha tenido entre los escolares checos la presentación en Praga del espectáculo "Las Manzanas de la Juventud". Se trata de una obra teatral para adolescentes, basada en un cuento gitano. El director, Miroslav Pokorný, quien pusiera la obra en escena, señaló que ésta forma parte de un proyecto educativo que promueve el teatro capitalino Gong en cooperación con algunas escuelas checas de enseñanza básica.

"En el marco del proyecto de actividades del teatro Gong destinadas a niños, hemos realizado un sinnúmero de programas de la más diversa índole. Se nos ocurrió que a través de cuentos de hadas podríamos acercarles a los niños también las costumbres y tradiciones de los diversos grupos étnicos que viven en la República Checa. Y en este plano escogimos el cuento gitano "Las Manzanas de la Juventud".

Miroslav Pokorný reconoció que preparar un espectáculo que resulte atractivo para jóvenes alrededor de los trece años de edad resulta siempre difícil. En opinión del director Pokorný, los adolescentes suelen ser el público más crítico y exigente.

¿Cuál ha sido entonces la reacción de los jóvenes checos al cuento gitano para mayores "Las Manzanas de la Juventud?"

"Debo reconocer que nos sorprendió gratamente que este cuento para niños mayores logró centrar la atención de los adolescentes checos que acudieron al espectáculo. Incluso hemos registrado reacciones espontáneas a la obra por parte de los escolares. Lo que no esperábamos fue la negativa reacción de algunas maestras", sostuvo Miroslav Pokorný.

Independientemente de los empeños de las autoridades checas por una mayor integración de los gitanos a la sociedad mayoritaria, muchos checos siguen teniendo una postura negativa frente a esa etnia. Ésta se debe a diversos factores, entre ellos el desconocimiento y la incomprensión de la historia y las tradiciones de esa etnia.

Miroslav Pokorný considera lamentable que entre las personas con posturas negativa frente a temas gitanos figuren pedagogos. Apunta que cabe tener presente que de ellos depende en gran medida la opinión que al respecto asumirán los escolares checos. El director teatral apuntó que algunas maestras criticaron que en el proyecto destinado a los escolares haya sido incluido un cuento gitano y matizaron que se negaban a llevar a sus alumnos a semejantes presentaciones.

"A diferencia de lo que esperábamos, los adolescentes no han tenido problemas con el tema e incluso elogiaron el espectáculo. Los que siguen teniendo prejuicios son los adultos y superarlos será mucho más difícil que en el caso de los adolescentes", afirma Miroslav Pokorný.

A pesar de esa negativa experiencia, el teatro Gong quiere seguir en el proyecto y ofrecer sus presentaciones teatrales de carácter educativo también en otras ciudades checas.

 

Fotografías del espectáculo 'Las Manzanas de la Juventud' ; Jana Sustova

24-04-2004