03-12-2005

En esta edición especial con mucha música exploraremos imaginariamente el abismo de Hranice, les hablaremos del futuro museo de Karel Gott y les contaremos que los adornos navideños checos ahuyentaban en la India a las brujas.

El buzo Pavel Ríha alcanza en el abismo de Hranice la profundidad de 170 metros

Un hombre al cien por cien es, indudablemente, el buzo Pavel Ríha, de 37 años, que se sumergió en las aguas que llenan buena parte del abismo de Hranice, en Moravia. Al explorar las entrañas del precipio que es el más profundo de Europa Central, el buzo alcanzó la profundidad de 170 metros, lo que representa un nuevo récord checo.

Ningún buzo checo tocó todavía el fondo del abismo de Hranice, inundado por agua. Tampoco lo alcanzó el robot que lo había explorado. Su máxima profundidad medida hasta ahora, es de 329 metros. Sin embargo, los especialistas estiman que el fondo del abismo de Hranice está situado a una profundidad de 700 metros.

Me parece que para alcanzarla, los espelólogos necesitarían la ayuda de un ángel de guarda. Se lo podría prestar a los espeleólogos el cantante Karel Gott porque uno de sus exitosos álbuns se titula "Mi ángel de guarda". Todo indica que Gott- cuyo apellido significa en español "dios"- tiene más de uno.

 

Karel Gott tendrá un museo

Gottland.Así se llamará el museo consagrado el cantante checo Karel Gott, intérprete que ha vendido un total de 27 millones de soportes. El empresario Jan Motovský ha adquirido la antigua residencia de Karel Gott en Jevany, en las cercanías de Praga, y a principios del próximo verano abrirá en sus recintos un museo dedicado a su ídolo.

Además del placer de recorrer la mansión que había albergado a Karel Gott y deleitarse con su voz, los visitantes podrán saborear los platos predilectos del cantante. En la confección del menú colaborará la cocinera personal de Karel Gott. El nuevo dueño de la mansión quiere traer al museo a turistas extranjeros de países donde existen clubes de fans del cantante, como Eslovaquia, Alemania, Suiza,Rusia, Polonia y Bélgica.

Karel Gott sigue siendo el cantante checo que vende el mayor número de soportes musicales. ¿Su receta para conseguir el éxito? El carisma personal unido a una extraordinaria profesionalidad.

 

Adornos navideños checos ahuyentaban en la India a las brujas

Los tradicionales adornos navideños checos de los años 50, confeccionados de cristal, arrasan este año en las tiendas de antigüedades de lujo en Gran Bretaña. Su precio alcanza centenares de libras.

En la tienda de antigüedades Guinevere, en Londres, venden incluso adornos navideños checos confeccionados hace cien años que llegaron a Gran Bretaña a través de la India.

Suena un poco raro. ¿Cómo fue la historia de estos frágiles adornos?

Según uno de los dueños de la tienda, Marc Weaver, los adornos-hermosas bolas de cristal soplado- eran en el siglo 19 muy populares en la alta sociedad india. La India no tenía una industria cristalera desarrollada y por eso importaba las decoraciones de Bohemia. Los indios adinerados consideraban como mágicos los adornos navideños checos. Los colgaban en guirlandas en las fachadas de sus casas, creyendo que los destellos de las bolas de cristal ahuyentaban a las brujas.

La madre del dueño de la tienda de antigüedades londinense encontró hace cien años en la India un comercio lleno de adornos navideños checos y adquirió todas las existencias. Las trajo a Inglaterra y la tienda londinense sigue vendiendo los adornos checos hasta la actualidad. Los de mayor tamaño cuestan hasta 300 libras por pieza.

 

Cerveza Baronka de 13 grados- homenaje al último amor del poeta Goethe

En la República Checa se produce la cerveza de 13 grados "Baronesa" como homenaje al último gran amor del poeta Johann Wolfgang Goethe: la jovencísima baronesa Ulrike von Levetzow.

Goethe que vivió entre 1749 y 1832, encontró a su amor fatal al fin de su vida, en 1821 en el balneario checo de Mariánské Lázne. La baronesa Ulrike von Levetzow tenía apenas 17 años. El poeta, de 71 años, solicitó la mano de la joven, pero su petición fue rechazada.

Los archivos revelan que Ulrike von Levetzow era una mujer bondadosa que ayudaba a lo largo de toda su vida desinteresadamente a los prójimos.

La cervecería de Zatec rinde homenaje a Ulrike von Levetzow con la cerveza Baronka- Baronesa, en cuya etiqueta se ve su retrato y la firma. El nuevo tipo de cerveza ha surgido gracias a la iniciativa de la localidad de Trebívlice, en la comarca de Litomerice, donde la baronesa residió prácticamente durante toda su vida.

Los primeros en tomar la cerveza Baronka- Baronesa fueron en 1999 los visitantes de Trebívlice que asistieron a los festejos del 250 aniversario del nacimiento de Johann Wolfgang Goethe y del centenario del fallecimiento de su último amor. La baronesa Ulrike von Levetzow falleció en Trebívlice a la edad de 95 años, en noviembre de 1899.

 

540 años del viaje "desde Bohemia hasta el fin del mundo"

Mapa del viaje 'desde Bohemia hasta el fin del mundo'Mapa del viaje 'desde Bohemia hasta el fin del mundo' "Desde Bohemia hasta el fin del mundo" es el título de un libro del autor de novelas históricas Alois Jirásek. El escritor utilizó el diario de viaje del siglo 15, escrito por Václav Sasek de Bírkov, uno de los integrantes de una singular expedición que partió hace 540 años desde Bohemia hacia Europa Occidental.

La expedición, encabezada por el noble Lev de Rozmitál, hermano de la esposa del rey Jorge de Podebrady, emprendió el viaje contando con 52 caballos y un carro.

El viaje fue muy largo, penoso y fatigante ya que empezó en noviembre de 1465 y terminó en la primavera de 1467. La delegación recorrió toda Europa Occidental y los mensajeros del rey checo visitaron también Inglaterra, España y Portugal. El rey Jorge de Podebrady quería demostrar al mundo que los checos no eran herejes y un pueblo salvaje, sino una nación civilizada, culta y deseosa de la paz. A veces uno llega a pensar que no sería malo repetir varias veces el viaje de la expedición de Lev de Rozmitál para que los europeos nos conozcamos mejor.

03-12-2005