Alexandr Hackensmied - innovador y promotor del sistema IMAX

02-02-2005

Alexandr Hackensmied destacó como fundador del cine experimental y promotor del sistema IMAX, que permite proyecciones en pantallas gigantes. Toda su vida se dedicó a la fotografía y al cine, cosechando galardones en todo el mundo, incluyendo un Oscar. La obra de este vanguardista checo marcó el desarrollo de la cinematografía checa y mundial.

Alexander Hackenschmied comenzó a interesarse por los experimentos en el cine cuando estudiaba en la escuela secundaria. En los años 20 del siglo pasado, cuando en los cines empezaban a imponerse las cintas sonoras, comenzó a publicar en revistas culturales checas sus críticas y opiniones sobre las novedades ocurridas en el mundo cinematográfico.

La visita en 1929 a la exposición "Film und Foto", en Alemania, causó un viraje en la vida artística de Alexander Hackenschmied. La muestra le posibilitó conocer nuevas corrientes y métodos de fotógrafos y cineastas de todo el mundo. Alexander Hackenschmied organizó en Praga una exposición de fotógrafos vanguardistas checos.

Él mismo fue un excelente fotógrafo y testigo activo del desarrollo de la vanguardia checa en los años 30 del siglo pasado. Sin embargo, la fotografía fue para Alexander Hackenschmied el camino conducente al arte cinematográfico.

Su debut, "El paseo inútil", rodado en 1930, se considera como una de las obras clave de la vanguardia europea. En esta película muda, el artista logra captar con maestría la atmósfera peculiar de Karlín, su barrio natal en Praga.

Alexander Hackenschmied adquirió fama y comenzó a cooperar con importantes directores de cine checos. Colaboró, por ejemplo, con Gustav Machatý en el rodaje de la controvertida película "Erotikon". Contribuyó a la fundación de los estudios fílmicos en la ciudad morava de Zlín.

En 1939, Alexander Hackenschmied se vio obligado a huir del régimen nazi y se asentó en EE.UU., donde continuó su exitosa cooperación con el director de cine documental estadounidense Herbert Klin. Pronto se impuso como camarógrafo, editor y director de cine.


En Hollywood conoció a la poetisa Maya Deren, con la que contrajo matrimonio, convirtiéndose para él en una fuente inagotable de inspiración. Junto con ella, Alexander Hackenschmied rodó en 1943 la película "Meshes of the Afternoon", considerada como una de las obras fundamentales del cine independiente estadounidense. La crítica caracterizó esta película como "una combinación fantástica de las visiones formales y humanas del autor".

En los años 60 y 70, Alexander Hackenschmied comenzó a cooperar con el director de cine estadounidense Francis Thompson en experimentos con el sistema IMAX de proyección sobre pantallas gigantescas. Se dedicaron, además, al rodaje de películas de múltiple proyección para diversas exposiciones mundiales. Los dos cineastas rodaron el cortometraje "To Be Alive!", presentado en la Feria Mundial de Nueva York, galardonado en 1965 con un Oscar.

Alexander Hackenschmied es autor de varios documentales para organizaciones internacionales como la ONU. Permaneció fiel al mundo del cine hasta su muerte, acaecida en julio de 2004 en Nueva York.

02-02-2005