El compositor barroco Pavel Josef Vejvanovský

04-08-2004

Hoy les presentaremos a Pavel Josef Vejvanovský, compositor barroco y trompetista de la corte del obispo de Olomouc. La música de Vejvanovský, en la que se perciben ecos de la melodiosidad eslava, se mantiene viva, a pesar de haber sido creada hace tres siglos. Si hasta las jóvenes parejas checas contraen matrimonio al son de la música de Vejvanovský, ejecutada por conjuntos de trompetas.

Castillo de HukvaldyCastillo de Hukvaldy Pavel Josef Vejvanovský nació en 1640 en medio del fragor de la sangrienta Guerra de los Treinta Años. Su padre estaba al servicio del obispo de Olomouc como cabo de la guardia del castillo de Hukvaldy, en Moravia del Norte. Se supone que el futuro compositor nació en la localidad silesia de Hlucín o en Hukvaldy.

En la creación de Pavel Josef Vejvanovský se nota una manifiesta predilección por los instrumentos metálicos. Las raíces de su preferencia por los metales hay que buscarlas en su infancia. En la guarnición del castillo de Hukvaldy había seguramente buenos cornetas y fue probablemente ese recuerdo de la infancia lo que le impulsaría más tarde a optar por la carrera de trompetista.

Vejvanovský aprendió a tocar trompeta durante sus estudios en el colegio jesuita de la ciudad silesia de Opava, que frecuentó entre 1656 y 1661.Y simultáneamente empezó a componer.

El jardín del castillo de KromerizEl jardín del castillo de Kromeriz Concluídos los estudios, el joven ingresó al servicio del príncipe Karel de Liechtenstein, obispo de Olomouc, quien lo envió a Viena a perfeccionar su formación musical. Una vez hubo regresado, Vejvanovský se incorporó a la orquesta que el prelado mantenía en su suntuoso palacio, en la ciudad morava de Kromeriz.

En 1666, siendo ya un respetado trompetista de la corte del obispo de Olomouc, Vejvanovský mejoró todavía más su status social al contraer matrimonio con la hija de un ex alcalde de Kromeríz.

Pavel Josef Vejvanovský permaneció en la corte de su mecenas eclesiástico, en la ciudad de Kromeríz, a lo largo de toda su vida, componiendo obras sacras y profanas para la orquesta palaciega que dirigiría hasta su muerte en 1693.

Pavel Josef Vejvanovský era un compositor muy fecundo. Se estima que escribió más de 200 composiciones de las que la mitad se han conservado hasta hoy en día. Compuso misas, motetes, serenatas, suites y hasta ballets.

Después de su muerte, las obras de Vejvanovský permanecieron mucho tiempo en el olvido. La nueva vida de sus composiciones comenzó en el siglo 20, al ser descubiertas en el archivo musical del palacio de Kromeriz, archivo este fundado en el siglo 17 por el propio Vejvanovský.

Sin embargo, no fue hasta la segunda mitad del siglo 20 cuando las obras de Pavel Josef Vejvanovský empezaron a ser tocadas en las salas de concierto y editadas por las discográficas. Últimamente han grabado composiciones de Vejvanovský conjuntos checos tan prestigiosos como Musica Florea y Boni Pueri.

04-08-2004