El defensor del pueblo de Silesia, Petr Bezruc

14-09-2005

"Cien años viví en una mina callado, cien años cavé el carbón ..." Estos versos del poema "Ostrava" los saben recitar quizá todos los alumnos checos aunque nunca hayan visto una mina de carbón. El autor de los versos, Petr Bezruc, se inscribió en la literatura checa con una sola antología, los "Cantos de Silesia". Sus poemas, sin embargo, se convirtieron en mitos.

Foto: Daniel Baránek, CC BY 3.0 UnportedFoto: Daniel Baránek, CC BY 3.0 Unported En el cementerio del pueblo de Staré Hamry en la sierra de Beskydy, en Moravia Nororiental, encontrarán inscrito el nombre de Marycka Magdónova. Su padre, el viejo Magdón, trabajaba en las minas de Ostrava. Murió rompiéndose la cabeza al caer en una cuneta regresando en la noche de una taberna a casa. Sobre la madre de Marycka se volcó un carro lleno de carbón. En Staré Hamry quedaron abandonados cinco huérfanos, Marycka era la mayor.

En invierno sufrieron frío y Marycka se fue a buscar leña a los bosques del marqués Géro, al que pertenecían también las minas de Ostrava. La atraparon los gendarmes y la llevaron a la ciudad de Frýdek. Marycka no pudo soportar la deshonra y decidió acabar con su vida saltando al río Ostravice. La enterraron en un rincón del cementerio de Staré Hamry junto al muro, allí donde se sepulta a los suicidas.

Marycka Magdónova no es un personaje real. Surgió en la imaginación del poeta Petr Bezruc quien personificó en la figura de Marycka el destino de la gente humilde de Silesia. Con la balada "Marycka Magdónova" Bezruc puso probablemente también un altar a su propia madre.

El nombre real de Petr Bezruc fue Vladimír Vasek. Nació en 1867 en Opava. Su padre Antonín Vasek, profesor en un liceo, era un conocido adversario de la autenticidad de los llamados "Manuscritos", considerados como los monumentos literarios checos más antiguos. Sus oponentes lo condujeron prácticamente hacia la muerte y su esposa se quedó sola con seis hijos. El mayor de ellos, Vladimír, tenía 13 años.

Staré HamryStaré Hamry A pesar de la difícil situación financiera de la familia, la madre dio al hijo mayor la oportunidad de estudiar. Después de terminar el liceo, Vladimír se matriculó, en 1885, de filología clásica en Praga. Sin embargo, no acabó los estudios. Puede ser que fuera por falta de interés o porque aparecieran los primeros síntomas de su enfermedad nerviosa.

Vladimír Vasek empezó a trabajar en el correos de ferrocarril en Brno, donde permaneció, con excepción de una estancia de dos años en Frýdek-Místek, hasta el año 1928 en que se jubiló.

Los "Cantos de Silesia" salieron bajo el nombre de Petr Bezruc en 1903 en un número especial de la revista "Tiempo". En 1909 fueron publicados como un libro.

En los "Cantos de Silesia" Bezruc adoptó el papel del defensor y bardo del pueblo de Silesia. Sus versos fuertes, llenos de pasión y escritos en el dialecto local, muestran la vida dura de la gente de los montes silesianos, critican la germanización y polonización, excitan a la rebeldía contra los opresores, ante todo el archiduque habsburgo Federico al que Bezruc llama marqués Géro.

Se dice que Bezruc escribió los versos sintiendo la presencia de la muerte después de enfermarse de tuberculosis y al desarrollarse de lleno su enfermedad nerviosa. Su autoría permaneció desconocida durante mucho tiempo.

Petr BezrucPetr Bezruc La identidad del autor de los "Cantos de Silesia" se descubrió por casualidad durante la Primera Guerra Mundial cuando Bezruc fue detenido y juzgado por el tribunal militar debido a una sospecha de la traición a la patria.

Además de las baladas sociales en los "Cantos de Silesia" aparecen también motivos amorosos, aunque expresan más bien una decepción. Petr Bezruc jamás se casó. "Sólo una vez ha pasado cerca de mí el amor", dice el poeta en unos de sus poemas. En la realidad fue por lo menos tres veces.

Su primer amor fue Marycka Sagonová, que al relacionarse con Bezruc estaba casada infelizmente con un alcohólico.

El otro fue Doda Besrutschová, una mujer educada, que creció en un ambiente alemán y que llevaba una vida bastante desenfrenada. A ella se deba probablemente el pseudónimo Bezruc, aunque el poeta rechazaba rotundamente que hubiera adoptado el nombre según "una falda femenina".

El tercer amor fue la hija de un molinero Fanynka Tomková, a la que Bezruc dedicó sus versos amorosos más bellos en el poema "Cisne". Ella, no obstante, estaba enamorada del otro.

Petr Bezruc falleció a la edad de 91 años sin volver a escribir una obra que superara los "Cantos de Silesia".

14-09-2005