El virtuoso sobre patines galardonado por sexta vez como el mejor jugador de hockey sobre hielo checo

24-08-2005

El jugador de hockey sobre hielo, Jaromír Jágr, vivió este año una temporada fantástica, brilló tanto en la Extraliga checa como en la Superliga rusa. Con un meñique fracturado, lideró a la selección nacional para obtener el triunfo en el Mundial, así que no es de extrañar que haya sido declarado por sexta vez como el mejor jugador de hockey del país.

Jaromír Jágr (Foto: CTK)Jaromír Jágr (Foto: CTK) Jágr conquistó dos veces el más prestigioso campeonato del mundo, la Copa de Stanley, en 1991 y 1992, militando con los Pittsburgh Penguins. En 1998 se proclamó campeón olímpico con la selección nacional en un torneo donde por primera vez jugaron todos los profesionales de la Liga Nacional Norteamericana (NHL).

Cinco veces alzó sobre su cabeza el Art Ross Trophy, galardón que se le otorga al mejor goleador y asistente de la parte básica de la NHL, convirtiéndose en el primer jugador europeo que lo logra. Incluso, ya en una ocasión obtuvo el prestigioso "Hart Trophy" que lo reconoce como el jugador más valioso de un equipo, o sea que además de marcar goles, ayudaba con la defensiva.

Ésos son solamente algunos de los logros de uno de los mejores deportistas checos en toda la Historia.

Jaromír Jágr se adjudicó este año la medalla de oro en el Mundial, disputado en Austria. Ésta era una de las preseas que aún le faltaban para completar su apreciable colección de trofeos.

Para la afición checa se convirtió en un superhéroe, al liderar a la selección nacional hacia la victoria en la final, en la que los checos derrotaran a Canadá, y a pesar de jugar casi todo el campeonato lesionado, después de que un contrincante alemán le fracturó el meñique izquierdo en un partido durante las eliminatorias.

Tras volver a la República Checa, decenas de miles de fans acudieron a saludarlo a la Plaza Vieja, vendándose su meñique en honor del delantero checo.

No cabía duda alguna de quién debería ocupar este año el trono para el mejor jugador de hockey del país; Jaromír Jágr ganó la encuesta con gran ventaja por sexta vez, lo que hasta la actualidad no ha logrado ningún jugador checo.

 

Con el número 68 en la espalda en conmemoración de su abuelo fallecido en el año 1968, durante la invasión de las tropas de pacto de Varsovia en Checoslovaquia, manejando con maestría artística el "puck", patinando por la cancha y eludiendo varios contrincantes, de repente lanza un pase fenomenal a uno de sus compañeros que puede marcar con facilidad. Así lo conocen los aficionados del hockey sobre hielo de todo el mundo.

Después de que la temporada pasada no se disputara la Liga Norteamericana debido a discordias entre jugadores y los dueños de los clubes para definir el nivel máximo del sueldo de los jugadores, el delantero checo regresó a la República Checa para ayudar al equipo de Kladno, en el que inició a sus 16 años de edad su carrera profesional.

Los estadios checos se resquebrajaban por los cuatro costados el año pasado; todos querían ver con propios ojos al fenomenal extremo derecho en acción.

El checo posteriormente se trasladó a Rusia, donde brilló con la camiseta del Avangard Omsk enloqueciendo a la afición rusa y consiguiendo con su equipo el torneo Super Six. Además de sus habilidades como jugador, la gente lo quiere también gracias a su carácter abierto y alegre. Jágr siempre está dispuesto a hacer bromas.

En otoño se iniciará una nueva edición de la Liga Nacional Norteamericana de hockey sobre hielo, y Jaromír Jágr regresará a EE.UU. al club de los Rangers de Nueva York. Se espera que otra vez figure entre los mejores goleadores de dicho torneo. Hasta la fecha, ha marcado 604 goles y 859 asistencias en 1173 partidos disputados en esta Liga.

El jugador, que cumplió los 33 años de edad, está en el auge de su carrera, y la afición checa espera que conquiste con la selección nacional de la República Checa la medalla de oro en los JJ.OO. de invierno, a celebrarse el próximo mes de febrero.

24-08-2005