Escultor Albín Polásek, artífice de su destino

16-02-2005

"Un hombre tallando su destino" se titula una de las obras del artista checo-americano, Albín Polásek. En América se hizo famoso, pero nunca se olvidó de su región natal de Frenstát pod Radhostem en la sierra de Beskydy al noreste de Moravia. Para ella esculpió al dios pagano Radegast, escultura emblématica del monte Radhost.

En América Polásek realizó el modelo del dios Radegast como un símbolo de cosecha, riqueza, poder y fuerza de los eslavos. La escultura misma fue moldeada de una piedra artificial que imita el granito en un taller de Praga bajo Vysehrad con asistencia personal del autor que entonces visitó su tierra natal después de un viaje de estudios por Palestina y Egipto.

Junto con Radegast Polásek dedicó a la ciudad de Frenstát pod Radhostem el grupo escultórico de bronce de San Cirilo y Metodio. La entrega solemne de ambas obras se efectuó el 5 de julio de 1931 durante la Peregrinación eslava a Radhost en presencia de miles de personas.

Albín Polásek nació el 14 de febrero de 1879 como el séptimo hijo de una familia pobre. Desde joven le atraían las tierras lejanas. En Viena aprendió el oficio de tallista. Sus primeros intentos artísticos se inspiraron en la tradición de pesebristas de Frenstát. Las figuritas del Nacimiento que había tallado de joven se las llevó en 1901 a América para exponérselas cada Navidad en su nueva casa.

Con la ayuda de su hermano, Albín Polásek estudió la escultura en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania en Philadelhia. Ganó un premio por la mejor obra plástica, y después de realizar un viaje de estudios de tres años por Europa, fue nombrado profesor de la escuela del arte de Chicago.

Las esculturas de Albín Polásek están dispersadas por todo el territorio de EE. UU. Famoso es el monumento titulado "Espíritu de la música", que se encuentra en Chicago.

Para Checoslovaquia Polásek realizó la estatua del presidente Tomás Garrigue Masaryk en Petrvald u Karviné, al norte de Moravia, o también el Monumento a Woodrow Wilson en Praga, que fue destruido durante la ocupación nazi. El escultor checo-americano también diseñó las primeras medallas checoslovacas.

A la iglesia de Frenstát pod Radhostem el artista le dedicó el conjunto de pinturas "Catorce estaciones del Vía Crucis" y frente a la entonces escuela pueril municipal fue instalado el grupo escultórico "Lucha prehistórica", denominada a veces también "Lucha del bien contra el mal", que representa la lucha de un eslavo con un lobo germánico.


Poco antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, en agosto de 1938, fue ubicada en Frenstát una estatua de bronce de un hombre que con una maza y una martellina se libera a sí mismo de una roca. Albín Polásek la realizó en el año 1907. Después de una disputa en la escuela de Philadelphia, el escultor deambuló por un bosque buscando inspiración y volvió con una obra acabada cuyos rasgos autobiográficos el presidente de la academia expresó en una sola frase:

"Sólo me gustaría saber ¡cómo has tallado tu propia espalda"! La estatua se llama "¡Talla a ti mismo!" o también "Un hombre tallando su destino" o "Artífice de su destino". Al visitar Frenstát en 1932 Polásek esbozó la estatua en el cuaderno de su amigo y escritor, Frantisek Horecka, añadiendo la siguiente dedicatoria:

"Cada uno de nosotros es un escultor, no obstante, usando su propia fuerza tiene que tallar la piedra dura para ver la luz que lo conducirá a la belleza de la vida".

El dios pagano Radegast es sólo un fragmento de un ambicioso proyecto que Polásek pensaba realizar para Frenstát. El escultor deseaba crear en su región natal "Un bosque de las divinidades eslavas". Al final sólo logró acabar modelos de los dioses Svantovít, Perun, Triglav, Lada, Zivena y Vesna. La muerte interrumpió su trabajo el 20 de mayo de 1965 en Florida, EE. UU.

"Los justos vivirán para siempre", estas palabras inscritas en el soporte del grupo escultórico de San Cirilo y Metodio en Radhost expresan el credo de la vida de su autor, Albín Polásek.

16-02-2005