Lubomír Doruzka enseña a los checos a amar el jazz

07-04-2004

"Panorama del jazz", "Panorama de la música pop", "El rostro del jazz", "El jazz moderno", una crónica del jazz checo entre 1968 y 1989 - éstas son algunas de las obras del musicólogo, divulgador del jazz y traductor Lubomír Doruzka que acaba de celebrar su 80 cumpleaños.

Lubomír DoruzkaLubomír Doruzka El divulgador del jazz Lubomír Doruzka fue en su juventud un músico activo tocando en varios conjuntos amateurs. Estudió composición y fue uno de los arreglistas de la popular Orquesta de Karel Vlach. Durante la Segunda Guerra Mundial fue enviado por las autoridades de ocupación nazis a trabajos forzados a una fábrica de maquinaria en Praga.

Checoslovaquia fue liberada de la ocupación alemana en 1945 y los amantes del jazz se apresuraron a editar el primer mensuario checo dedicado a este género musical.

Doruzka fue uno de los redactores de la novedosa revista que se propuso suplir las lagunas y el aislamiento impuesto por la contienda mundial. Sin embargo, el mensuario jazzístico no sobreviviría al golpe de Estado comunista ocurrido en 1948.

Este suceso cambiaría también el rumbo de Lubomír Doruzka que había ingresado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Carolina de Praga frecuentando los cursos de Musicología y Estética.

Cuando Doruzka preparaba la tesis de licenciatura sobre el jazz, el Profesor Josef Hutter que supervisaba su trabajo, fue exonerado fulminantemente de su cargo debido a la campaña de purgas en el sector de la Educación y acabó por ser arrestado.

Privado de su profesor, Lubomír Doruzka optó por cambiar de curso y empezó a estudiar las literaturas inglesa y estadounidense. En 1950 se graduaría con la tesis "Los novelistas estadounidense de la edad del jazz".

El amor de Lubomír Doruzka al jazz se reflejó también en su labor de traductor. Le debemos brillantes traducciones al checo de novelas y cuentos del escritor Francis Scott Fitzgerald que personificó el ambiente y costumbres de los años veinte: la edad del jazz. Mencionemos las versiones checas de "El gran Gatsby", "Suave es la noche" y "El último magnate".

Lubomír Doruzka realizó además traducciones pioneras en colaboración con su colega de estudios y de la Editorial estatal de literatura, música y artes, el escritor Josef Skvorecký. El tándem vertió magistralmente al checo el libro de William Faulkner "Una fábula".

Lubomír Doruzka trabajó desde 1964 como redactor en jefe de la revista Melodía que proporcionaba una exhaustiva panorámica del escenario musical checo. Manifestó sus excelentes dotes de organizador como fundador y director del Festival internacional de jazz en Praga y a finales de los años 60 impulsó la fundación de la Federación internacional del jazz en la que llegaría a ocupar sucesivamente los cargos de vicepresidente y presidente.

Por nefastas circunstancias políticas Doruzka abandonó tanto la revista Melodía como los cargos directivos de la Federación internacional del jazz.

De la redacción de Melodía salió al recrudecerse la represión del régimen comunista en los años setenta. Un día los censores oficialistas reprendieron a Doruzka con saña por haber autorizado la publicación de un artículo que consideraban ofensivo al régimen. El musicólogo y periodista prefirió dimitir.

Al adensarse cada vez más los nubarrones de la represión, Doruzka renunció a principios de los ochenta al cargo de presidente de la Federación internacional del jazz. Comprendió que sería mejor que esta organización internacional fuese encabezada por alguien no sometido al represivo régimen totalitario.

Hoy en día, a sus 80 años, Lubomír Doruzka sigue enseñando a los checos a amar el jazz tanto en sus libros como en sus regulares programas jazzísticos en la estación cultural Vltava.

07-04-2004