Milos Kopecký - el mejor villano de la cinematografía checa

20-07-2005

En la presente edición de "Personalidades checas" les presentamos el semblante del actor Milos Kopecký, que mejor que nadie sabía encarnar las papeles de villanos.

Los actores interpretan los papeles de villanos de diferentes maneras. Pero, entre los artistas checos, a Milos Kopecký no se le puede comparar con nadie. Sus papeles forman parte de la época de oro de la cinematografía checa.

Sin embargo, la vida de Milos Kopecký no fue de las más fáciles. Ya desde su nacimiento en 1922, en Praga. Su padre era un hombre déspota, todo lo contrario a su madre, que era judía. El padre de Milos Kopecký, bajo la amenaza de los nazis, se divorció de ella, en la víspera de la Segunda Guerra Mundial.

La madre de Milos Kopecký falleció en el campo de concentración de Auschwitz y el propio Milos pasó casi un año en un campo de trabajos forzados. Ya antes de la Guerra, no obstante, dio sus primeros pasos hacia su carrera artística. Durante la ocupación de la Checoslovaquia, Milos Kopecký y sus amigos aficionados fundaron un elenco teatral, llamado "Tvar" o "Forma" en español y entre modestos bastidores dieron sus primeras funciones.

El padre de Milos Kopecký, peletero de profesión, no vio con buenos ojos la propensión de su hijo, forzándole a relevar el negocio familiar. Pero al obtener Kopecký sus primeros éxitos, su aversión se terminó.

Milos Kopecký, 1995 (Foto: CTK)Milos Kopecký, 1995 (Foto: CTK) Terminada la guerra, Milos Kopecký actuó por varios escenarios teatrales de Praga. Al fin, recaló en el teatro Vinohradské Divadlo. Según sostenía, a pesar de su popularidad a través las películas, sus mejores roles los interpretó en el teatro. Uno de sus papeles inolvidables es el avaro Harpagon, un hombre vital que cumple sin vacilación sus ambiciones, o el del rey inglés, Ricardo III.

Milos Kopecký conquistó la gloria eterna interpretando los papeles de villanos. Ellos destacan por su ironía, una calidad característica de Milos Kopecký en la vida civil, y también por bruscos cambios de comportamiento expresados por las inflexiones de voz y muecas bufonas del actor. Además, Milos Kopecký solía proporcionar a los héroes malos asimismo un rasgo cómico.

Ahora van a escuchar una canción interpretada por Milos Kopecký de su película más famosa, Limonádový Joe - una parodia a las películas del Lejano Oeste.

El bandido Hogo Fogo que Milos Kopecký encarnó en la película Limonadový Joe del año 1963 presenta al público la esencia del villano y uno de los carácteres más célebres de toda la historia del cine checo.

Milos Kopecký en la serie televisiva 'Hospital en las afueras de la ciudad'Milos Kopecký en la serie televisiva 'Hospital en las afueras de la ciudad' No obstante, los papeles de villanos le acompañaron a Milos Kopecký desde su debut en la pantalla, en el año 1953, cuando se presentó al público en el papel de un canciller pérfido en el cuento de hadas clásico "La princesa orgullosa". Con el tiempo desarrolló su capacidad de encarnar villanos hasta la perfección. Ello no significa que no sabía representar papeles de buenos o personas controversiales. Al contrario, uno de los caracteres más célebres de Milos Kopecký es el avezado médico Strosmajer, de la serie televisiva "Hospital en las afueras de la ciudad".

En su vida cotidiana Milos Kopecký fue conocido por su inclinación a las mujeres y gozaba de una reputación de mujeriego y bohemio. Como él mismo admitía, las mujeres se veían atraídas no sólo por su fama, sino también por su caballerosidad y buen comportamiento. Estuvo varias veces casado.

La vida de Milos Kopecký tenía también su lado problemático. El actor padecía de estados de ánimo depresivos heredados de su padre y por los recuerdos del destino nefasto de su madre. Milos Kopecký falleció el 16 de febrero de 1996.

20-07-2005