29-03-2002

El diario financiero Hospodárské Noviny escribe que la OTAN advierte a la República Checa que cancele la compra de nuevos aviones caza. En diciembre, el Gobierno checo aprobó la adquisición de 24 aviones Gripen de fabricación británico-sueca. Bruselas advierte que las sumas a pagar por esos aviones podrían paralizar al Ejército checo.

Según el diario, los expertos de la OTAN declararon que la aviación supersónica constituye una parte importante de las Fuerzas Aéreas checas, pero que en estos momentos la modernización y la reforma del Ejército son la prioridad número uno. Fuentes de la Alianza Atlántica afirmaron que ni siquiera la visita del Secretario General de la OTAN, George Robertson, a Praga, no contribuyó al cambio de la postura reservada de la OTAN respecto a los planes de la República Checa.

El ministro del Interior, Stanislav Gross, advirtió ante las pretensiones del vicepresidente del Partido Cívico Democrático y de la Cámara Baja, Ivan Langer, por dominar a la Policía checa, señala en portada el rotativo Mladá Fronta Dnes.

Según el diario, Ivan Langer trata de utilizar a la Policía como parte de su campaña electoral para las venideras elecciones parlamentarias, dirigiendo a los jefes de policía de todo el país una carta que puede ser interpretada como una exhortación a la violación de la ley de policía. El ministro Gross destacó que según esta ley los policías no pueden actuar a favor de ninguna formación política.

El mismo rotativo informa en portada que los checos de edad avanzada buscan trabajo en vano, porque las empresas se interesan sólo pro los jóvenes. Por ejemplo, la empresa japonesa, Shimizu, que construye una fábrica en Liberec, Bohemia del norte, publicó un aviso ofreciendo empleo sólo a personas menores de 25 años.

Mladá Fronta Dnes señala que la empresa nipona violó con este proceder la legislación checa que prohibe discriminar a las personas por su edad, sexo, rasa o religión. Sin embargo, esa práctica es común en muchas otras empresas en la República Checa, resalta el matutino.

El diario Lidové Noviny analiza el caso del ex comandante de la Guardia del Castillo de Praga, Jaroslav Indruch, quién antes de 1989 colaboró con el servicio de inteligencia del antiguo régimen comunista, pero pese a ello encabezó once años la guardia del Presidente de la República.

Según el periódico, este hecho plantea la pregunta de quién debería dirigir la comandancia de la Guardia del Castillo de Praga. Una serie de escándalos surgidos en el último tiempo en torno a ese cuerpo de seguridad señalan que el mando debería desempeñarlo nuevamente el Ejército checo. En 1989, la unidad de la Guardia del Castillo dejó de pertenecer a la jurisdicción del Ejército, y depende ahora directamente de la Oficina Presidencial. Lidové Noviny subraya que también esta unidad militar, al igual que todo el Ejército debería transformarse.

El matutino informa que de cara a las elecciones parlamentarias de junio próximo, son los comunistas los que registran la mayor cantidad de intenciones de voto. Según las recientes investigaciones, hasta el 18 por ciento de los checos votaría por los comunistas.

Esto significa que el Partido Comunista cuenta casi con el mismo número de simpatizantes que la Coalición del Partido Popular y de la Unión de la Libertad, ambas formaciones independientes. Según Lidové Noviny el primer puesto lo ocupa el Partido Cívico Democrático con casi el 28 por ciento, seguido por el gubernamental Partido Socialdemócrata con el 22 por ciento.

El mismo rotativo informa que la Pascua de Resurreción representa para las oficinas de turismo y hoteles checos una excelente oportunidad para ganar dinero. La mayoría de los hoteles de Praga están ocupados. Por su parte, los checos se interesan principalmente por viajar a países como Egipto y Tailandia.

 

29-03-2002