03-06-2002

Todos los diarios checos dedican sus primeras páginas al Mundial de Fútbol que se celebra en Corea y Japón, y destacan por ejemplo que después de 52 años España enterró el maleficio y consiguió ganar el primer partido. España derrotó tres a cero a Eslovenia, pero todavía tiene una ardua tarea por delante.

El otro de los grandes temas de la prensa checa es la campaña electoral de los 29 partidos y movimientos que tratan de ganar los comicios generales del próximo 15 de junio. Reuniones secretas, los ingresos de los líderes de las principales formaciones, intenciones de voto, golpes bajos y promesas, son algunos de los ingredientes de la campaña.

El diario Mladá Fronta Dnes revela en un gran titular que el líder del Partido Cívico Democrático, Václav Klaus, uno de los favoritos de la contienda, mantuvo una reunión secreta con el líder del democristiano Partido Popular, Cyril Svoboda.

De acuerdo con el diario, en la reunión bañada por la oscuridad de la noche y todo bajo la atmósfera de la conspiración, estuvo presente también el vicepresidente de los democristianos, Milan Simonovský, quien después reveló algunos detalles a la prensa....

....como por ejemplo, que se trató de una reunión para analizar una eventual cooperación tras las elecciones. "En fin, tratamos de dejar abiertas las puertas para una eventual cooperación poselectoral", insistió Simonovský.

El mismo diario dedica un gran espacio a los ingresos de los líderes de las principales formaciones políticas. Václav Klaus, del Partido Cívico Democrático, ha amasado una fortuna de más de cuatro millones de euros. Václav Kaus, fue ministro de Finanzas y diputado, Primer Ministro y diputado, actualmente es el presidente de la Cámara de Diputados y favorito nuevamente al puesto de Primer Ministro.

Klaus asegura que parte de su fortuna es resultado de las conferencias que imparte a nivel internacional, y algunas también a nivel nacional.

El contraste lo representa el líder de la gobernante socialdemocracia, Vladimir Spidla, propietario de un mini- apartmento en la ciudad de Jindrichuv Hradec, no tiene automóvil y asegura que sus ahorros son de alrededor de 17 mil euros.

El líder comunista, Miroslav Grebenicek, nunca ha revelado al Senado ni a la Cámara de diputados sus propiedades ni ingresos. Lo único que se sabe es que vive en una villa propiedad de su suegra.

La más joven al frente de una formación política es la líder de la Unión de la Libertad, Hana Marvanová. No tiene ningún puesto público, por lo que no goza de salario del Estado, vive en un apartamento alquilado y no tiene automóvil.

El democristiano Cyril Svoboda, vive en un edificio multifamiliar. Él y su esposa compraron sus automóviles por "leasing" y asegura que sus ahorros no son mayor cosa.

Entre los golpes bajos leves que se han podido registrar por el momento, el diario Právo publica una fotografía de una valla publicitaria que irónicamente incita a votar por democristianos a los que se culpa de haber destruido lo que se conoció como la Coalición de los Cuatro, que posteriormente se redujo a tres y finalmente a dos.

En la valla se pregunta si realmente se sabe por quién se vota al escoger a los democristianos, que arrasaron con sus compañeros de coalición. Otra valla polémica fue la que hace unos días sugería que daba igual votar por la socialdemocracia o por el Partido Cívico Democrático, porque al final esas agrupaciones se repartirían el poder, como lo hicieron a través del Pacto de Estabilidad Política, que permitió a los socialdemócratas gobernar con el apoyo del Partido Cívico Democrático.

En cuanto a las promesas electorales todos los diarios se refieren a algún aspecto de la campaña. Algunas formaciones prometen reducir los impuestos, otras más ventajas sociales, pero curioso resulta el hecho, tal como escribe Mladá Fronta Dnes, que muchas de las agrupaciones menores lanzan fuertes críticas contra la Unión Europea.

Los partidos pequeños han tomado la bandera del nacionalismo para atraer a los electores, aseguran que la República Checa es para los checos permitiendo que el racismo y la xenofobia echen raíces en la sociedad, destaca el diario.

Dejando la política de lado, el diario Právo publica en primera página una fotografía del cantante Daniel Hulka, de 34 años, ídolo de miles de fans que han visto desvanecer la esperanza de convertirse en la media naranja del cotizado cantante.

La suerte correspondió a Libuse Harastová, de 21 años, y bailarina de ballet que actuó con Daniel Hulka en algunos de los musicales que lanzaron al cantante a la fama. El diario desea buena suerte a los recién casados, deseos a los que también se une el equipo de Radio Praga.

 

03-06-2002