14-06-2002

Todos los diarios checos dedican sus primeras páginas al cierre de la campaña electoral para las legislativas de este viernes y sábado. El diario Mladá Fronta Dnes publica una fotografía del líder del Partido Cívico Democrático, Václav Klaus, que besa en la mejilla a una de sus grandes incondicionables: la estrella del pop checo, Lucie Bilá.

En otra fotografía del mismo diario, se aprecia al líder socialdemócrata, Vladimír Spidla, y al primer ministro de Polonia, Leszek Miller, durante el grandioso acto de clausura de la campaña de la gobernante Socialdemocracia en la ciudad de Ostrava, al Noreste del país.

En una encuesta, publicada en Mladá Fronta Dnes, sobre lo que está en juego en estas elecciones, el líder de la formación favorita, o sea, Vladimír Spidla por la Socialdemocracia, responde que lo importante en estas elecciones son las garantías sociales.

"Esto quiere decir que los electores deben votar pensando en las formaciones que velen por la protección de dichas garantías" subrayó Spidla, mientras que su mayor rival, el presidente del Partido Cívico Democrático, Václav Klaus, sostiene que en estas elecciones se lucha contra los intereses económicos de la Unión Europea y contra las exigencias territoriales de Austria y Baviera.

Los diarios coinciden en que la campana transcurrió sin problemas, no hubo disturbios ni ningún tipo de violencia. El periódico Lidové Noviny publicó un breve material sobre la detención de un joven holandés que perturbó un mitin del Partido Cívico Democrático, pero sin que ello tuviera mayor trascendencia.

Entre las mayores fricciones, apunta el rotativo Lidové Noviny, destacó la denuncia hecha por los comunistas de que la gobernante socialdemocracia había comprado los votos de los gitanos en la localidad de Most.

Un dirigente comunista insistió en que los socialdemócratas habían pagado unos 50 euros por voto a los gitanos. La Socialdemocracia desmintió las acusaciones sosteniendo que se trata de un simple truco electoral.

Por su parte, el diario financiero Hospodarské Noviny ofrece un análisis sobre los votos de los indecisos. De acuerdo con el rotativo la mayoría de los votos terminará en manos de la Socialdemocracia y del Partido Socialdemócrata, que según los últimos sondeos, antes del inicio de las votaciones, ambas formaciones ostentaban un número de votos muy parecido.

Hace una semana los indecisos representaban el 14 por ciento de los sufragantes. Esto significa que la balanza puede fácilmente irse a favor de cualquiera de las grandes formaciones.

Los expertos -estima Hospodarske Noviny- coinciden en que las agrupaciones menores de la oposición, como por ejemplo "la Coalición" integrada por democristianos y la Unión de la Libertad, no serán los favorecidos por los votos de los indecisos.

Tomando en cuenta que en la contienda participa un total de 29 partidos y movimientos muchos votos se dispersarán hacia los grupos que ni siquiera obtendrán el cinco por ciento mínimo para integrar el nuevo Parlamento. "Así que la lucha es muy pareja" matiza Hospodarské Noviny.

En otro ámbito, la prensa checa dedica grandes espacios a la otra gran contienda: al mundial de fútbol, que sigue sorprendiendo a la afición deportiva del planeta.

El equipo italiano, uno de los favoritos del campeonato "se salvó por un pelo" escribe el rotativo Právo que publica la fotografía del satisfecho Alessandro Del Prieto, tras anotar el gol del empate contra México. "Paras los checos este fin de semana será de sobresaltos, porque después del susto que deparen las elecciones, seguirá el fútbol", cierra su material el diario Právo.

 

14-06-2002