13-08-2002

Las catastróficas inundaciones que desde hace varios días afectan a las regiones de Bohemia del Sur se han extendido también a la capital checa. Según informa la prensa, miles de personas fueron evacuadas de las zonas capitalinas más amenazadas. Entre estas figura el histórico barrio de la Ciudad Pequeña, al que pertenece el famoso Puente de Carlos, que ha sido cerrado.

Amenazados están también muchos edificios históricos situados cerca del río Vltava. Según el matutino Právo, el agua penetró en los sótanos del palacio Rudolfinum, sede de la Filarmónica Checa. El directorio del Teatro Nacional ordenó el cierre de los garajes subterráneos y sus empleados vigilan los sótanos. Las grandes obras del arte moderno checo, expuestas en la galería Sovovy Mlýny, fueron trasladadas a los pisos superiores.

Lidové Noviny agrega que fueron cerrados al público numerosos monumentos y galerías de arte como el Monasterio de Inés Premislita, la pinacoteca en Las Caballerizas de Walenstein, el Museo de Bedrich Smetana, y muchos otros.

El primer ministro, Vladimír Spidla, declaró el estado de emergencia en Praga y en cuatro regiones del país, informan los diarios. Según el ministro del Interior, Stanislav Gross, las actuales inundaciones son comparables con las que afectaron al territorio de la República Checa hace cinco años.

Bajo el agua se encuentran todas las islitas del río Vltava, con el caudal de agua diez veces mayor que el normal. Un nivel similar de las aguas afectó a la capital checa hace ya 50 años.

Las inundaciones provocaron altercados entre el gobierno y la oposición. Según Právo, el Partido Cívico Democrático criticó a los ministros que se fueron de vacaciones y exhortó al gobierno a deliberar inmediatamente sobre medidas presupuestarias a favor de las regiones damnificadas. El primer ministro Spidla rechazó las críticas, calificándolas de infundadas.

Un nutrido grupo de ciudadanos dio este lunes la bienvenida a los atletas checos que participaron en el Campeonato Europeo de atletismo de Munich, escribe Lidové Noviny. Los medallistas Jirí Muzík y Roman Sebrle expresaron en el aeropuerto de Praga que donarán la suma que les fue concedida por el club Dukla de Praga por su éxito en el campeonato a la cuenta destinada a los damnificados por las inundaciones.

Jirí Muzík señaló que Alemania también está afectada por las inundaciones y que " citamos: "Cuando vimos los daños causados allí y recibimos noticias sobre la catástrofe natural en la República Checa, decidimos ayudar, lo que considero absolutamente lógico y natural", dijo el atleta, ganador de la medalla de plata en los 400 metros vallas en Munich.

Los daños causados por las inundaciones alcanzan ya muchos millones de euros, apunta el rotativo Mladá Fronta Dnes. En Bohemia del Sur, las reparaciones de las carreteras destruidas por el agua requerirán como mínimo 10 millones de euros, afirmó el gobernador de la región, Jan Zahradník.

El director del Instituto Hidrometeorológico, Ivan Brusník, se suma a la opinión de muchos expertos de que las catástrofes naturales están vinculadas a la nefasta influencia del hombre sobre el medio ambiente. En una entrevista para el diario Právo, Ivan Brusník rechazó, además, las especulaciones de que la causa de las inundaciones en la República Checa pudiera estar relacionado con el fenómeno conocido como El Niño.

El diario LidovéNoviny informa que en la ciudad de Strakonice, en Bohemia del Sur, fue instalada una peculiar obra plástica. Esta representa una gaita gigantesca como símbolo de la ciudad, en la que anualmente se dan cita los conjuntos gaiteros de las más diversas partes del mundo.

El autor de la obra es Pavel Pavel, teniente de alcalde de Strakonice, explorador checo que en 1986 participó en la expedición del famoso antropólogo y científico Thor Heyrdahl en las Islas de Pascua. Pavel Pavel contribuyó entonces sustancialmente a las investigaciones encaminadas a explicar cómo los aborígenes pudieron levantar y trasladar las esculturas moai, apunta Lidové Noviny.

 

13-08-2002