06-12-2002

En la mayoría de los matutinos checos aparecen en primera plana las fotos de San Nicolás, el Angel y el Diablo. El diario Právo recuerda que en la República Checa en la víspera del 6 de diciembre, día de San Nicolás, sigue respetándose una de las más bellas tradiciones del año, cuyas raíces se remontan a siglos pasados.

Por la tarde en las ciudades y aldeas checas es posible ver un gran número de grupos integrados por esos tres personajes. Estos suelen visitar también a las familias con niños pequeños. El Diablo asusta un poco a los niños traviesos, el Angel elogia a los que se han portado bien y San Nicolás reparte luego golosinas y frutas entre todos los pequeños.

Los diarios siguen también la situación en torno a la nominación de los candidatos a la presidencia de la República Checa. El rotativo Mladá Fronta Dnes considera que, para evitar disputas en torno a los candidatos, deberían ser establecidos ciertos criterios en base a los que se realizarán las nominaciones. Por ejemplo, si importa o no que el candidato sea un antiguo líder de algún partido político, si es admisible que haya militado en el pasado en el Partido Comunista, etc.

Los checos son una de las naciones más satisfechas con su nivel de vida y con la situación en su país, afirma el diario Lidové Noviny, remitiéndose a un reciente sondeo de opinión realizado en más de cuarenta países por la organización estadounidense, Pew Research Center. El matutino apunta que la directora del proyecto fue la ex secretaria de estado norteamericana, Madeleine Albright.

En el comentario que acompaña los resultados del sondeo se señala que "Desde la caída del comunismo, los checos han logrado alcanzar el mayor progreso en comparación con los habitantes de los demás países de la zona. Los checos son los que mejor se han adaptado a las nuevas condiciones de vida". Lidové Noviny informa que, según el sondeo, entre las naciones de los países postcomunistas, los checos también son los que más viajan y tienen más dinero.

El mismo diario escribe que las personas o empresas que radican en las llamadas zonas con peligro de inundaciones tendrán problemas en el futuro al querer asegurar sus bienes con una compañía de seguros. Lidové Noviny escribe que en vista de los enormes daños causados por las inundaciones de agosto, que, en gran parte, serán cubiertos por las aseguradoras, éstas anunciaron algunos cambios en los futuros seguros.

Estos implican entre otras cuestiones que las aseguradoras limitarán al mínimo la suscripción de nuevos contratos relacionados con inmuebles ubicados en zonas con peligro de inundaciones.

Más de dos millones de checos utilizan Internet, afirma el rotativo financiero Hospodárské Noviny, apuntando que la mitad de las personas está conectada a Internet desde su domicilio.

El diario señala que los usuarios checos más frecuentes son hombres de menos de treinta años de edad y con instrucción universitaria o con bachillerato. Las mujeres forman el 40 por ciento de los usuarios de Internet en la República Checa, matiza Hospodárské Noviny.

El matutino Právo dedica atención a los programas de transplantes en la República Checa. Escribe que la lista de personas que necesitan algún órgano contiene unos mil pacientes. La mayoría requiere un nuevo riñón, corazón o hígado. Právo recuerda que la República Checa es uno de los países con mejores resultados en el transplante de órganos. Este mes la medicina checa cumple el quinto aniversario del primer transplante exitoso de pulmones. Independientemente de los éxitos, últimamente el número de transplantes en este país va reduciéndose, sostiene el matutino.

Právo indica como la mayor causa el reducido número de personas dispuestas a donar, después de su muerte, sus órganos. Según los especialistas, el presente año fue uno de los peores en cuanto al número de donadores. A consecuencia de ello, una tercera parte de los pacientes que necesitan urgentemente un transplante muere. Los expertos señalan como una de las mayores causas de esa desfavorable situación las deficiencias en la ley de los transplantes y la mala situación económica de los hospitales de la República Checa, concluye el diario Právo.

06-12-2002