10-04-2003

Bagdad, foto: CTKBagdad, foto: CTK "Los norteamericanos conquistaron Bagdad", "Bagdad conquistado, el régimen se derrumba", "Miles de iraquíes se regocijaron con la derrota de Sadam", con estos titulares la prensa nacional comenta en sus portadas la toma de la metrópoli de Irak por los Aliados.

Los diarios publican en primera página la foto del soldado americano que envuelve con la bandera estadounidense la cara de una estatua de Sadam Hussein en Bagdad, antes de que fuese derrumbada por los propios iraquíes.

"¿Cuántos Sadams habrá que atrapar para poder constatar que está entre ellos el auténtico?", se plantea el comentarista Ivan Hanousek en el diario Mladá Fronta Dnes la pregunta si se logrará encontrar al dictador iraquí. "¿Tiene la Interpol a disposición sus huellas dactilares o conoce su DNA?".

Bagdad, foto: CTKBagdad, foto: CTK "Muerto, vivo o encarcelado, el espíritu del gran Satanás seguirá viviendo con nosotros todavía mucho tiempo. Así como su colega Osama bin Laden después de la derrota de Talibán, durante decenios Sadam Hussein puede asustarnos a través de canales televisivos con sus discursos", opina Ivan Hanousek en Mladá Fronta Dnes.

"Relaciones muy frías", así caracteriza el matutino Lidové Noviny la atmósfera que reina entre el Castillo de Praga y la Casa Blanca. El motivo es la postura del mandatario checo hacia el conflicto en Irak. El embajador estadounidense en la República Checa, Craig Stapleton, terminó antes de tiempo su última reunión con el presidente Václav Klaus, celebrada el 28 de marzo en el Castillo de Praga, sede presidencial.

A Stapleton le molestó el hecho de que el presidente checo manifestó su desacuerdo con que la República Checa sea incluida en la Lista de los fieles, en la que figuran los países que apoyan la intervención militar en Irak. Al empeoramiento de las relaciones diplomáticas debe haber contribuido asimismo el artículo en Mladá Fronta Dnes, en que Václav Klaus expresó que "la idea de que la democracia se pueda introducir con la fuerza militar" le parece "algo que procediera de otro universo".

Lidové Noviny informa en portada que la organización humanitaria checa "Hombre en Emergencia" financiará el retorno a la República Checa de la mujer iraquí, a la que la semana pasada la Policía checa negó la entrada al país.

Salia Khalaf se vio obligada a regresar del aeropuerto praguense de Ruzyn" a Damasco. La embajada checa en Siria está dispuesta a conceder a la mujer un nuevo visado y le devolvió los 1500 dólares, suma depositada antes de su primer viaje como garantía de que no se quedaría en la República Checa. Esta vez la iraquí quisiera viajar a Praga acompañada de su marido.

El ministro del Interior checo, Stanislav Gross, explicó a Mladá Fronta Dnes que debido a la guerra en Irak la cámara legislativa checa impide en la actualidad la entrada en el país a cualquier iraquí que indique como motivo de su viaje la visita a sus parientes, aunque dispusiera de un visado válido. Así ocurrió en el caso de Salia Khalaf, que tiene una hermana en la República Checa.

El mismo rotativo subraya que el próximo presidente de la República Checa podría ser elegido por los ciudadanos. La Cámara de Diputados aprobó este miércoles, en la primera lectura, el proyecto de la Unión de la Libertad sobre la elección presidencial directa. En los siguientes cuatro meses los diputados deberían dar a la ley respectiva una forma concreta. Se esperan acalorados debates sobre las facultades de un presidente que sea elegido en una votación popular.

"Castro organiza una caza de disidentes" y "Una vuelta al estalinismo", bajo estos titulares los diarios Mladá Fronta Dnes y Lidové Noviny informan sobre las altas penas de prisión a las que fueron condenados los disidentes cubanos, detenidos durante la última ola represiva en Cuba.

La sentencia más rigurosa hasta el momento, 28 años de cárcel, fue dictada contra Luis Enrique Ferrer, que coordinaba en la provincia oriental cubana de Las Tunas la campaña pro reformas democráticas en el marco del Proyecto Varela.

Por quinta vez en los últimos nueve años los tenistas checos tendrán que afanarse por permanecer en el grupo mundial élite de la Copa Davis, escribe el diario Hospodárské Noviny. El sorteo efectuado este miércoles en Londres decidió que el equipo checo se enfrentará en septiembre con Tailandia, en el partido de repesca.

Los tenistas temen un largo viaje, un ambiente desconocido y la epidemia de la neumonía asiática. "No hay muchas opciones peores. Quizá sólo jugar en Ecuador o en la India", comentó el matutino.

10-04-2003