19-06-2003

El diario Mladá Fronta Dnes publica en primera página un artículo sobre el papel de la censura en la Checoslovaquia comunista. Durante el comunismo la censura fue institucionalizada. Los funcionarios del ente tenían la obligación de velar por la música, la literatura, el cine, en fin, por todas las manifestaciones culturales.

En el artículo de Mladá Fronta Dnes se hace refencia a la persecución de que fueron víctimas conocidos cantantes como Karel Gott o Eva Pilarová. La razón: eran muy famosos en el país y eso no convenía al régimen comunista.

El historiador Jiri Bárta, autor de un profundo estudio sobre el papel de la censura durante el régimen comunista, revela que, aunque parezca increíble, todo lo que se publicaba, transmitía, editaba y proyectaba había sido previamente censurado para evitar cualquier cosa que pudiera interpretarse como un ataque al sistema o al régimen comunistas.

El izquierdista diario Právo escribe que el ministro de Finanzas sorprendió al Gobierno con el anuncio de los profundos recortes que piensa aplicar para ahorrar dinero para las arcas del Estado.

Los ministros no ocultaron su sorpresa al conocer que los recortes atañen también a los agricultores, a la Policía e inclusive a las regiones afectadas por las inundaciones.

Además de los recortes anunciados por el ministro Sobotka, el Gobierno planea una reforma de las finanzas públicas, lo que ha provocado el malestar de amplios sectores de la población.

El periódico Mladá Fronta Dnes publica, también en portada un artículo titulado: "El Gobierno dice a los sindicalistas que no retrocederá".

El artículo está dedicado a las manifestaciones y huelgas anunciadas para hoy por médicos y empleados públicos de diferentes sectores, que se oponen a la reforma de las finanzas públicas anunciada por el Ejecutivo.

Las baterías o pilas usadas pueden entregarse en las tiendas donde fueron compradas. Informa el diario económico Hospodarské Noviny, al tiempo que alerta que la mayoría de los ciudadanos checos todavía no se han enterado de esa posibilidad.

Las pilas usadas son productos que entran en la categoría de desechos peligrosos por lo que su eliminación debe estar en manos de profesionales.

Las grandes empresas productoras de pilas crearon la compañia Ecobat que se encargará de coordinar con el Ministerio de Medio Ambiente la eliminación de las pilas usadas.

En la República Checa hay actualmente 2300 lugares donde se pueden entregar las pilas usadas. Todas las tiendas que venden pilas están obligadas a recibir las pilas usadas, pero -como indicara Hospodarské Noviny- todavía no se ha puesto en marcha ninguna campaña para que los ciudados no tiren las pilas usadas en las papeleras.

19-06-2003