14-08-2003

Alois Vocásek, foto: CTKAlois Vocásek, foto: CTK Mladá Fronta Dnes publica en portada una necrológica de Alois Vocásek, el último legionario checo y el hombre más viejo de la República Checa. Alois Vocásek falleció a la edad de 107 años el pasado sábado después de dar a su abogado órdenes para que presentara a la Corte Europea de Estrasburgo una queja contra los tribunales checos, que lo condenaron al término de la Segunda Guerra Mundial por supuesta colaboración con los nazis.

Mladá Fronta Dnes destaca que la vida de Alois Vocásek se parece a un manual de la historia checa moderna: nació bajo el emperador Francisco José de la Casa de los Habsburgo y combatió en la Primera Guerra Mundial como soldado del ejército del imperio austrohúngaro. En el frente desertó y como miembro de las Legiones Checoslovacas combatió por la independencia de Checoslovaquia.

Durante la Segunda Guerra Mundial militó durante corto tiempo en la organización fascista Vlajka. Por eso fue condenado en 1946 por colaboración con los nazis. Vocásek insistió, entretanto, que a nadie le había hecho daño.

Mladá Fronta Dnes señala que Alois Vocásek, nacido en 1896, pasó nueve años en la cárcel, sobrevivió a tres esposas y a su hijo, y cuando tenía 97 años volvió a casarse. "Extraña gestión de fondos del Estado." Bajo este título escribe en Lidové Noviny el comentarista Radko Kubicko que casi cada nuevo informe de la Contraloría General se refiere a irregularidades en el manejo de fondos por parte de las instituciones estatales.

Desde este punto de vista, la Contraloría General presta buenos servicios a los contribuyentes. Éstos tienen la posibilidad de controlar cómo se utilizan sus impuestos. Sin embargo, no es nada animador constatar que los funcionarios estatales tienen la tendencia a malversar los recursos que les han sido confiados como si se tratara del erario en la época socialista. El comentarista opina que lo mejor sería privatizar la mayor cantidad posible de las actividades que hoy en día ejerce el Estado.

Mladá Fronta Dnes señala que en la República Checa aumenta el número de empleados acosados psicológicamente por sus jefes. Este fenómeno se denomina "mobbing".

El diario escribe que según una encuesta de la agencia GfK Praga, el 28 por ciento de los trabajadores checos son víctimas de acoso psicológico en su trabajo y el número creció en comparación con años pasados. Pavel Beño, de la asociación cívica "El trabajo y las relaciones" afirma que es un porcentaje aterrador, ya que en la Unión Europea se sitúa entre el cinco y el ocho por ciento.

La citada organización tiene experiencias con ayuda a trabajadores que sufrieron en su empleo acoso psicológico prolongado, oculto y refinado en el que no faltaron comentarios burlones, crítica injusta, calumnias, chantaje y acoso sexual.

Según Mladá Fronta Dnes es alentador el hecho de que aumenta el número de personas que empiezan a defenderse contra el mobbing, aunque la legislación por ahora no se lo facilita demasiado.

14-08-2003