16-06-2004

"La oposición checa escribe a gobiernos extranjeros", "La actriz popular será borrada del registro de la policía política comunista", y "La República Checa está inundada de automóviles usados". Estos son los temas del resumen de la prensa checa.

El Partido Cívico Democrático, foto: CTKEl Partido Cívico Democrático, foto: CTK Un día tras la victoria en las euroelecciones, el principal partido oposicionista checo se queja del Gobierno checo en la Unión Europea, resalta en portada el diario Lidové Noviny. El presidente del Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, dirigió una carta abierta al Primer Ministro, Vladimír Spidla, en la que critica al Gobierno por no haber consultado con la oposición su política europea. La carta fue remitida al mismo tiempo a los embajadores de los países de la Unión Europea en la República Checa.

El Partido Cívico Democrático declara que no se siente obligado a respetar los resultados de las negociaciones sobre la Constitución Europea que el Gobierno checo mantendrá este jueves y viernes en la cumbre de Bruselas. "El Gobierno se arriesga a que, en caso de que el Partido Cívico Democrático gane las próximas elecciones parlamentarias, cambie la política exterior checa", consta en dicha carta.

Jirina Bohdalová, foto: CTKJirina Bohdalová, foto: CTK El rotativo Mladá Fronta Dnes informa en primera página que la popular actriz checa, Jirina Bohdalová, será borrada del registro de los colaboradores de la policía política comunista. Así lo decidió ayer martes el Tribunal Superior de Praga.

Bohdalová fue registrada como agente de la policía secreta a finales de los años cincuenta. La actriz misma afirmó que había rechazado la colaboración, presentando una demanda por ofensa al honor. En enero, el tribunal decidió a su favor, sin embargo, el nombre de Bohdalová debía permanecer aún en los registros publicados en Internet.

El diario económico Hospodárské Noviny informa que la República Checa perdió el control hace un mes y medio sobre la importación de automóviles usados al país. Antes del ingreso en la Unión Europea, la importación era registrada por aduaneros, pero éstos desaparecieron de las fronteras. En el primer trimestre de este año fueron importados a la República Checa casi 29 mil de esos automóviles, de los que casi 7 mil fueron demontados para ser vendidos como piezas de recambio.

Los expertos estiman que en el la República Checa se encuentran actualmente unos 300 mil coches de segunda mano. Su liquidación ecológica, obligatoria a partir del 2007 según las directrices comunitarias, costará unos mil quinientos millones de coronas, es decir aproximadamente 50 millones euros.

16-06-2004