09-08-2004

El presidente checo indultará probablemente a un ex alto cargo comunista checo, condenado por sabotaje relacionado con la ocupación de Checoslovaquia en 1968. Los organizadores del festival "Creamfields" estafaron a los aficionados a la música dance. Los cuentos checos cosechan éxito en Zimbabwe.

Karel Hoffmann, foto: CTKKarel Hoffmann, foto: CTK El ex alto cargo comunista, Karel Hoffmann, probablemente no será encarcelado; el presidente checo, Václav Klaus, considera la posibilidad de indultarle, escribe el diario Mladá Fronta Dnes.

Hoffmann, de 80 años, fue condenado a cuatro años de prisión por sabotaje, que cometió durante la ocupación de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia en 1968.

En la noche del 20 al 21 de agosto de 1968, Karel Hoffmann, entonces jefe de la Administración Central de Comunicaciones, ordenó suspender las transmisiones de la Radiodifusión Checoslovaca, que informaba sobre la invasión de medio millón de soldados de cinco países del bloque comunista.

Las hijas del ex funcionario comunista solicitaron al presidente que le concediera la gracia a su padre, debido a su avanzada edad y mal estado de salud. Según escribe el rotativo Mladá Fronta Dnes, es posible que el presidente acceda a la súplica, ya que en las prisiones checas no se encuetra ningún prisionero que haya sobrepasado los 80 años de edad.

Creamfields, foto: CTKCreamfields, foto: CTK Hoffmann es el único ex alto cargo comunista condenado por los acontecimientos relacionados con la ocupación de Checoslovaquia en agosto de 1968. Según el matutino Lidové Noviny, el presidente checo aun no se ha decidido, no obstante, indicó que le parece raro, encarcelar tras 36 años a alguien por infringir la ley de telecomunicaciones y menos aún si, además, ni los ex altos funcionarios que permitieron que las tropas enemigas invadieran el país han sido condenados.

Unas 10 mil personas acudieron a la tercera edición del festival más grande de la música dance en la República Checa, titulado "Creamfields", que tuvo lugar este fin de semana en Roudnice nad Labem, al norte de Praga, indica el periódico Právo.

El interés por parte de los aficionados al dance fue menor que en años pasados, puesto que esta vez no se presentó en el festival ninguna "megaestrella". El grupo británico Goldfrapp no es tan conocido y los Public Enemy no llegaron completos. Mejor dicho, solamente Flavor Flav de esta formación de hip hop llegó a la República Checa, precisa el diario Právo.

El rotativo Lidové Noviny incluso sostiene que se trató de una estafa sin precedente en la historia de los festivales del país. Según los organizadores, los Public Enemy debían ser la estrella más grande del festival, pero apenas un día antes de que se iniciara el evento, la agencia avisó de que sólo un integrante del grupo se presentaría en el festival.

Es como si prometieran que vendrían los Beatles, y en realidad se presentara sólo Ringo Star con un grupo integrado por músicos desconocidos, se quejó el autor del artículo en Lidové Noviny.

Una antología de cuentos de hadas checos, de los autores K. J. Erben y Bozena Nemcová, que crearon su obra en el siglo XIX, fue galardonado con un premio de la Asociación de las Casas Editoriales de Zimbabwe en la Feria Internacional de Libros, efectuado en la metrópoli Harare, menciona el periódico Právo.

Las 18 casas editoriales más grandes de Zimbabwe apreciaron la obra, también, gracias a la perfecta traducción de Elvas Mari, quien logró acomodar muy bien el ambiente africano a los héroes típicamente checos, concluye el diario Právo.

09-08-2004