16-09-2004

La República Checa es un buen lugar para vivir. Esto se desprende del informe sobre el estado de la población mundial publicado por la ONU, al que prestan atención todos los diarios nacionales.

Tomás Bata (Foto: CTK)Tomás Bata (Foto: CTK) Según el informe, la República Checa figura entre los países donde existe una mortalidad infantil más baja de recién nacidos y de las mujeres durante el parto. En comparación con otros países europeos, la esperanza de vida de los checos es más larga. También el número de personas contagiadas con el virus VIH es más pequeño en este país que en Europa Occidental y Estados Unidos. Pese a ello, la República Checa también tiene algo negativo. La natalidad es una de las más bajas en el mundo.

El matutino Lidové Noviny recuerda en portada que el legendario empresario de fama mundial, Tomás Bata, cumple noventa años. Con este motivo tendrá lugar este viernes en el Castillo de Praga, sede presidencial, una cena de gala donde el presidente checo, Václav Klaus, y su predecesor, Václav Havel, homenajearán a este fundador de uno de los mayores imperios mundiales de calzado.

En la clínica psiquiátrica de Bohnice, en Praga, está siendo examinado un niño de trece años que en enero mató a una niña de la misma edad. El diario Právo publica una entrevista con el director de la clínica. Zdenek Basný señala que el jóven homicida es un reflejo de la creciente agresividad y la violencia en la sociedad. El médico confirma que la brutalidad está aumentando sobretodo entre los niños.

"Estoy convencido de que a ésto contribuye la enorme cantidad de películas de acción donde los asesinatos y la sangre son algo habitual. Ésto conduce al cinismo y sobretodo a que la jóven generación emule su comportamiento a los modelos que ven en esas películas", opina en Právo el director de la clínica psiquiátrica de Bohnice.

"La escasa cooperación entre la ciencia y la industria es una de las mayores dolencias de la economía checa", declara en el periódico Hospodárské Noviny el viceprimer ministro, Martin Jahn. Aunque los gastos en la ciencia se duplicaron desde 1999, las empresas checas no están preparadas para competir en el mercado de tecnologías sofisticadas. Prueba de ésto es, por ejemplo, la farmacia. Pese a que la República Checa tiene muchos científicos renombrados en este sector, importa los medicamentos de otros países.

El ejemplo más destacado de esta falta de cooperación entre la ciencia y la industria son, según Hospodárské Noviny, descubrimientos del científico Antonín Holý. En los años noventa descubrió tres medicamentos contra el SIDA y la ictericia que, sin embargo, fueron probados y lanzados al mercado en los Estados Unidos.

Durante este fin de semana, la capital checa se convertirá en escenario de un happening gigantesco de homosexuales. El matutino Lidové Noviny escribe que la postura de la sociedad checa hacia los homosexuales está cambiando. Hace seis años más de una cuarta parte de la población checa opinaba que las relaciones sexuales entre dos personas del mismo sexo estaban en orden, hoy lo opina tan sólo el 16 por ciento de los checos.

16-09-2004