02-06-2005

"Holanda dijo ´NO´ a la Constitución Europea, "la República Checa tiene la primera cabina para abandonar a recién nacidos" y "el musical checo Juana de Arco se presentará en España".

Foto: CTKFoto: CTK "El segundo NO a la Constitución Europea", "Los holandeses rechazaron enérgicamente la Constitución Europea", "Un fuerte NO de Holanda: el 61,6 por ciento contra la Constitución", bajo estos titulares los diarios nacionales comentan el resultado negativo del referéndum holandés sobre la Carta Magna Europea.

"Los ciudadanos de Francia y Holanda, dos de los miembros fundadores de la Unión Europea, reflexionan sobre la Unión así como un hombre medita sobre su esposa fastidiosa y envejecida", escribe el columnista de Lidové Noviny, Lubos Palata, y continúa:

"La esposa ya no es sexy, requiere cada vez más dinero para el hogar y los placeres van declinando hasta que no queda ninguno. A la esposa envejecida pueden ser infieles con una amante joven. La Unión la pueden rechazar en un referéndum mediante la Constitución Europea. Y decir, que lo ha pagado la pesada de la esposa. Con la sensación de que a la Unión Europea le han enseñado lo que es bueno, ayer los holandeses se fueron a tomar cerveza, igual que los franceses tomaron vino el domingo. Brindaron por la infidelidad a la Unión a la que le deben los mejores años de su vida".

El diario Právo informa que el Ministerio de Finanzas prepara medidas estrictas para asegurar una mayor protección a los clientes de los bancos en la República Checa. Las instituciones bancarias, por ejemplo, no deberían cobrar tasas por la cancelación de una cuenta y deberían informar al cliente con varios meses de antelación sobre eventuales cambios referentes a los precios de los servicios pagados. Las tarifas bancarias en la República Checa son a menudo superiores a lo que los propietarios de los bancos facturan por los mismos servicios en el extranjero.

Primer Ministro checo, Jiri Paroubek (Foto: CTK)Primer Ministro checo, Jiri Paroubek (Foto: CTK) El diario Mladá Fronta Dnes observó el comportamiento de varios altos políticos checos en la carretera. Mientras que el ministro de RR. EE., Cyril Svoboda, o la ministra de Educación, Petra Buzková, respetaron en las calles de Praga las reglas de tráfico, la limusina del Primer Ministro, Jirí Paroubek, atravesó un cruce con el semáforo en rojo, excedió en treinta kilómetros por hora la velocidad permitida y adelantó en una curva.

La portavoz del Gobierno lo justificó con que el Primer Ministro se apresuraba para asistir a una reunión importante, sin especificar de qué cita se trataba. Agregó que el chófer es el responsable de conducir el coche, mientras que el Primer Ministro se dedica a su trabajo. De la misma manera se disculpó hace un año el antecesor de Paroubek y entonces ministro del Interior, Stanislav Gross, que pasó por delante de una escuela a una velocidad de 80 kilómetros por hora, mientras que las reglas prescribían 50.

Foto: CTKFoto: CTK En un centro sanitario de Hloubetín, en Praga, fue puesta en servicio la primera cabina en la República Checa donde las madres pueden abandonar anónimamente a sus hijos recién nacidos, apunta el diario Lidové Noviny. Con el "babybox" no está de acuerdo el Ministerio de Salud, afirmando que su existencia legaliza el comportamiento irresponsable de los padres y además puede ser abusado para desprenderse de bebés de extranjeros o de niños discapacitados.

El 83 por ciento de los checos se siente orgulloso de su país, señala Právo. Ello se desprende de un sondeo de opinión pública realizado en mayo por la agencia STEM. Esa sensación de orgullo crece con la edad de los cuestionados. De su origen checo se sienten más orgullosos los simpatizantes de la Constitución Europea.

Mladá Fronta Dnes informa que el musical checo Juana de Arco realizará la primera gira por el extranjero y su primera estancia será España. La protagonista del musical, la cantante eslovaca Lucia Soralová, ya está aprendiendo español intensamente.

Una canción en español aparece también en el último álbum de Soralová titulado "Desierto". La canción se llama "Canalla" y sus autores son los españoles Gabriel Sopeña y Juan Mari Montez. "La canción trata de mí. Es un tango, que debe recriminar, ser fogoso y desgarrar el corazón", confesó la cantante.

02-06-2005