22-06-2005

El ex-presidente de la Policía checa, Jirí Kolár (Foto: CTK)El ex-presidente de la Policía checa, Jirí Kolár (Foto: CTK) La fuga del multimillonario Radovan Krejcír durante el registro de su domicilio por la policía sigue acaparando la atención de los rotativos checos. "Primer ministro pide castigo por la fuga del multimillonario". Bajo este título informa Mladá Fronta Dnes en su portada que el jefe de Gobierno Jirí Paroubek exige que el director de la policía despida a los agentes que fallaron en la detención de Krejcír, acusado de fraudes multimillonarios y de tramar un asesinato.

Lidové Noviny señala que los errores de los detectives del servicio anticorrupción que posibilitaron la fuga de Radovan Krejcír han sido mucho más graves de lo que ha descrito el ministro del Interior, Frantisek Bublan, y la dirección de la policía.

Právo destaca en primera plana: "Durante el registro policial del domicilio de Krejcír reinó un increíble caos. Los policías no saben exactamente cuándo y cómo les huyó el multimillonario". El rotativo escribe:

"Es posible que Krejcír el pasado sábado no escapara saltando de la ventanilla del baño en su mansión ni tuviera que confiar en la ayuda del conserje como especulaban los medios de comunicación. Según las informaciones de que dispone Právo, algunos oficiales de la policía que son responsables por el caos en el registro domiciliario en la mansión ubicada en Cernosice, filtran a los medios precisamente estas falsas informaciones para desviar la atención de su reponsabilidad. Durante el registro domiciliario actuaron con tanta falta de profesionalidad que no saben exactamente cuándo y cómo Krejcír desapareció".

"A los checos no les atrae demasiado el trabajo en el extranjero". Bajo este título leemos en Lidové Noviny:

"En comparación con los ciudadanos de los demás países centroeuropeos los checos son los menos interesados en trabajar en el extranjero. Ello se desprende de un amplio estudio sociológico cuyos resultados ha dado a conocer en Viena la prestigiosa agencia demoscópica austríaca Paul-Lazarsfeld".

En su suplemento dedicado a la capital checa escribe Mladá Fronta Dnes que Pavel Parízek, de 23 años, alumno de una escuela superior de Economía, experimentará durante 72 horas cómo viven en Praga las personas sin hogar. El joven participa en un concurso convocado por Radio Akropolis y por la organización sin fines lucrativos que edita el semanario Nový Prostor, que venden en las calles los sin hogar.

Como guía le acompaña Jirka, un indigente que se gana la vida desde hace cuatro años con la venta callejera de Nový Prostor. Pavel Parízek ensaya la vida en la calle sin dinero y sin comida. Tiene sólo cinco ejemplares de Nový Prostor cuya venta le permitirá subsistir.

En el mismo suplemento Mladá Fronta Dnes señala que hace ochenta años salió a las calles de Praga el primer bus urbano. La primera línea regular servida por autobuses medía tres kilómetros y medio. En la actualidad, la capital checa cuenta con 200 líneas.

22-06-2005