02-09-2005

Richard Johnson, Biloxi (Foto: CTK)Richard Johnson, Biloxi (Foto: CTK) Todos los periódicos checos informan en sus portadas sobre la crítica situación que vive la ciudad estadounidense de Nueva Orleans, dañada por el huracán Katrina. "La ciudad se convirtió en el refugio de los náufragos desesperados donde ya no valen las leyes," escribe el diario Mladá Fronta Dnes. La auyda se ve obstaculizada por bandas armadas de criminales que atacan a los socorristas y saquean las tiendas abandonadas, detalla el diario.

El rotativo Právo trae el testimonio de un turista checo que experimentó en carne propia la catástrofe cuando fueron destruídas las barreras que protegían a Nueva Orleans contra el agua. "Me parecía que estaba en una zona de guerra. La gente estaba como loca intentando escapar en sus coches a toda costa," describió sus impresiones el checo.

El diario económico Hospodárské Noviny señala el superávit de la economía checa. Según el Ministerio de Finanzas, la economía checa registró este año una mejora de dos mil millones de euros frente al año pasado. Se trata del mejor resultado en la última década. La mejora se debe al nivel creciente de la economía checa, ingresos elevados de las empresas e impuestos más altos.

La aeronave Boeing, propiedad de la compañía aérea checa Travel Service, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia, escribe el rotativo Lidové Noviny. Los tableros de control del avión indicaron problemas con la presión en cabina y los pilotos se vieron obligados a hacer una escala forzosa en el aeropuerto de Burdeos, Francia. Posteriormente se enteraron de que la alarma era falsa.

Ahora echamos una ojeada a las páginas deportivas. El rotativo deportivo Sport dedica varias páginas al inminente partido clave de fútbol que disputará este sábado en Rumania la selección checa en otra ronda clasificatoria para el Mundial 2006. El técnico checo, Karel Bruckner no tiene todavía claro el once titular, ya que el capitán del equipo, Tomás Galásek presenta molestias con su rodilla izquierda. Otros dos jugadores checos, el centrocampista creativo Tomás Rosický y el defensa central René Bolf, también muestran pequeñas lesiones. Afortunadamente, según los médicos del equipo, podrán saltar al césped contra los rumanos.

02-09-2005