26-09-2005

"Continúa la crisis gubernamental checa"; "Stanislav Gross dimitió a la presidencia del Partido Socialdemócrata"; "Los checos son fanáticos de los teléfonos celulares" - estos son algunos de los temas que les ofreceremos en esta Revista de la prensa checa.

Stanislav Gross (a la izquierda) y Jirí Paroubek (Foto: CTK)Stanislav Gross (a la izquierda) y Jirí Paroubek (Foto: CTK) Todos los diarios informan en primera plana sobre la profundización de la crisis gubernamental checa. Las fricciones entre los partidos de la coalición gubernamental checa se agudizaron tras la sesión de este fin de semana del Comité Ejecutivo del Partido Socialdemócrata, en la que el primer ministro, Jirí Paroubek, sometió a dura crítica a los aliados de la democracia cristiana y defendió la estrecha cooperación de su partido con los comunistas.

La prensa checa informa ampliamente sobre la huelga de los médicos prácticos, prevista para el jueves. Miles de galenos quieren protestar contra los pagos atrasados desde hace varios meses de las Casas de Seguro Médicas.

"Estamos en un callejón sin salida", comentó el presidente de la Asociación de Médicos Prácticos, Jan Jelínek. La huelga de los médicos la apoyarán también de manera simbólica dentistas y farmacéuticos. El Ministerio de Salud rechazó las quejas de los médicos descontentos.

El antiguo primer ministro checo, Stanislav Gross, decidió abandonar la política. El sábado pasado dio a conocer que dimitirá a la presidencia del Partido Socialdemócrata y no participará en los próximos comicios parlamentarios.

A inicios del presente año, Gross tuvo que dimitir como primer ministro a causa de la poco transparente adquisición de un departamento lujoso y de las dudosas operaciones financieras de su esposa. Actualmente hace frente a la sospecha de recibir un soborno durante la venta de la empresa checa Unipetrol.

Dentro de dos años los ciudadanos checos tendrán acceso al mercado de trabajo suizo, escribe el diario Lidové Noviny. Los suizos decidieron en un referéndum, celebrado el domingo, sobre la apertura de sus fronteras a la mano de obra procedente de los nuevos países de la Unión Europea.

Los checos son fanáticos de los teléfonos móviles. El 12 por ciento de los ciudadanos de este país admite que no lo desconecta ni en los momentos íntimos con su pareja, informa Mladá Fronta Dnes remitiéndose a los resultados de un sondeo realizado en 15 países de Europa entre personas de 15 a 35 años. Aún más aficionados a la telefonía móvil son, a nivel europeo, los italianos y los españoles.

Son sobre todo los jóvenes los que no se pueden imaginar su vida sin el teléfono celular, apunta el diario. Agrega que la mayoría de los adolescentes checos no desconecta su aparato durante toda la noche. El teléfono es para ellos una tecnología aún más importante que la computadora, el equipo de sonido, juegos electrónicos o el video.

Director de cine, Roman Polanski (Foto: CTK)Director de cine, Roman Polanski (Foto: CTK) La película checa "Algo parecido a la felicidad", del cineasta Bohdan Sláma, ganó la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián. La protagonista del filme, Anna Geislerová, recibió en España el premio "a la mejor actriz", destacan el rotativo Právo y Lidové Noviny.

El director de cine Roman Polanski llegó a Praga para asistir al estreno mundial de su última película "Oliver Twist", celebrado este fin de semana en Praga. Según recuerda la prensa, Polanski rodó su película en los estudios Barrandov, en Praga. "Son de los mejores del mundo. Durante dos días construyeron allí una excelente réplica de Londres del siglo XIX", afirmó el cineasta y premio Oscar por la película "El Pianista".

"Quise rodar una película para mis hijos", explicó Roman Polanski el motivo de por qué optó por la novela de Charles Dickens "Oliver Twist".

26-09-2005