05-12-2007

El diario Hospodářské Noviny informa que en enero del año 2009 podría entrar en vigor en la República Checa una enmienda a la Ley de tránsito. Expertos en la materia recomendaron al Ministerio de Transportes unos 500 cambios a la normativa actual, entre ellos por ejemplo, permitir a los conductores un consumo mínimo de bebidas alcohólicas.

Entre otros cambios a la ley figura la modificación del sistema de puntuación penal a los conductores indisciplinados. Siguiendo el ejemplo de Alemania, se pretende elevar de 12 a 18 la cantidad de puntos penales que puede obtener un conductor antes de que sea privado de la licencia. Se estudia asimismo la posibilidad de introducir licencias de conducir a prueba para jóvenes principiantes, cuya validez sería de dos años. Con ello se persigue reducir el número de accidentes causados por conductores sin experiencia, recalca Hospodářské Noviny.

El rotativo Právo escribe que la Unión Europea aprobó la solicitud de la República Checa para que le fuera permitido aplicar también después del año 2007 un reducido nivel del IVA (impuesto al valor añadido) para las nuevas viviendas. Es paradójico, indica el matutino, que después de largos años de esfuerzos por conseguir esa excepción, Praga ya no está interesada en el tema. Právo apunta que el Ministerio de Finanzas cambió de postura y ahora está dispuesto a reducir el IVA sólo en las nuevas viviendas sociales.

Otros siete inmuebles de Praga, de gran valor histórico arquitectónico, serán protegidos antes de finales de año por cámaras de seguridad, sostiene el matutino Lidové Noviny. Semejante sistema funciona ya en el Puente de Carlos y hasta el presente ha dado muy buenos resultados, disminuyendo al mínimo el número de casos de robos o de deterioro de estatuas barrocas que decoran el puente.

Las cámaras de seguridad se instalarán junto a la estatua de San Venceslao en la céntrica plaza del mismo nombre. En días próximos comenzarán a funcionar igualmente en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, vigilando el reloj astronómico y la estatua al reformador religioso Juan Hus, así como en la zona de Újezd, junto al Monumento a las Víctimas del Comunismo, apunta Lidové Noviny.

El matutino Mladá Fronta Dnes recuerda que el 6 de diciembre se celebra en la República Checa el onomástico de San Nicolás. En la víspera de esa fecha, personas disfrazadas de San Nicolás, el diablo y el ángel, visitan al atardecer a las familias con hijos y a los niños disciplinados les regalan golosinas. A los niños traviesos los regaña el Diablo, pero después también ellos reciben golosinas. Mladá Fronta Dnes matiza que, además de la Navidad, la fiesta de San Nicolás es una de las tradiciones de invierno más populares que se conserva en este país desde el siglo XIII.

05-12-2007