11-01-2008

Crece el interés de los extranjeros por las ferias de turismo Regiontour y Go, comenta Právo. En dichas ferias, que comenzaron este jueves en Brno, se presentan, además de las distintas regiones checas, 21 expositores extranjeros, entre los que destacan los eslovacos. Según las expectativas de la agencia CzechTourism, los ingresos del sector crecieron en 2007 en un tres por ciento con respecto a 2006, cuando los turistas gastaron en el país más de 500 millones de euros. Este año Go y Regiontour se concentran en los congresos internacionales y los viajes de adolescentes, concluye Právo.

Uno de los objetivos del ministro de Educación, Ondřej Liška, es atraer un mayor número de profesores jóvenes, según escribe en portada Mladá Fronta Dnes. La mayoría de los egresados de las universidades pedagógicas no siguen la carrera de maestro, debido a los bajos salarios en el sector. El ministro quiere que las renumeraciones de los profesores dependan de sus capacidades y no de sus años de experiencia, como hasta ahora, lo que es una desventaja para los principiantes. Los sindicatos acogen esta propuesta pero temen que implique complicados cambios legislativos, indica Mladá Fronta Dnes.

Hace diez años los checos iban a trabajar a Alemania. Ahora los alemanes vienen a trabajar a la República Checa, comenta Lidové Noviny. La razón es el crecimiento de la economía checa y el bajo desempleo en el país, que causa que las empresas checas no encuentren suficientes empleados locales, así que tienen que buscarlos en el extranjero. El mayor interés es por empleados cualificados, pero vienen también obreros. Mientras que los empleados alemanes llenan el mercado checo, para los checos no es aún tan fácil trabajar en Alemania. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales espera que las restricciones para los checos se cancelen en 2011, concluye Lidové Noviny.

La Bolsa Checa pasa por su peor período en seis meses, escribe el diario económico Hospodářské Noviny. En un plazo de dos días los valores de los títulos checos bajaron este jueves en un 5,3 por ciento, lo que es aún menos que en agosto pasado, cuando culminó la crisis de hipotecas estadounidense, que influyó en los mercados internacionales. Los economistas coinciden que este descenso depende de la situación en el extranjero y, sobre todo, en EE.UU., donde existe temor a una recesión económica. Por otro lado, la economía checa crece y la corona bate récords. Sin embargo, la Bolsa de Praga depende de los inversionistas extranjeros. Éstos empezaron a vender sus títulos checos y causaron la situación. Hospodářské Noviny advierte que cuanto más rápido los valores de títulos hayan crecido en la Bolsa de Praga durante los últimos cinco años, igual de rápido podrían caer.

11-01-2008