15-10-2008

Todos los diarios se dedican a las polémicas que provocó entre historiadores el caso del escritor Milan Kundera, acusado de delatar en 1950 a un agente secreto anticomunista.

Los expertos discuten sobre si es falso o no el informe policial, descubierto en los archivos del Ministerio del Interior. Mladá Fronta Dnes cita a Tomáš Zahradníček, del Instituto de Historia Contemporánea, quien pone en duda la autenticidad del documento, señalando que en el protocolo falta la firma de Kundera.

Mientras tanto, el Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios excluyó la posibilidad de que pudiera tratarse de un informe falso.

Hospodářské Noviny informa que el Gobierno aprobó el aumento de la garantía mínima de depósitos en caso de quiebra de una institución bancaria. El límite fue elevado de los actuales 25 mil a los 50 mil euros. La medida debe ser aprobada aún por el Parlamento.

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková Solo de Sušice, el único fabricante de fósforos en la República Checa, cerrará a finales del año sus instalaciones y despedirá a la mayoría de sus empleados, informa en primera plana Mladá Fronta Dnes. La empresa se transformará en una firma comercial con 30 empleados.

Según explicó al diario el director Věroslav Puchinger, Solo de Sušice registra últimamente grandes pérdidas debido al fortalecimiento de la corona checa y la baja demanda de fósforos en el mundo.

Según Právo, la alta contaminación del aire es el mayor problema ecológico de la República Checa. Esto se desprende del informe sobre el medio ambiente de 2007, que presentará al Gobierno el ministro del Medio Ambiente, Martin Bursík.

Del documento se desprende que más de la mitad de la población checa respira aire que sobrepasa los límites permitidos en cuanto a materias carcinógenas, lo que influye negativamente sobre la salud de los ciudadanos.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Según Jiří Vorlíček, presidente de la Asociación Oncológica checa, todo indica que la contaminación del aire es uno de los principales causantes del alto número de casos de cáncer pulmonar en la República Checa.

Más del 21 por ciento de los checos opina que la República Checa no debería adoptar pronto la moneda europea y el 17 por ciento está en contra del ingreso del país a la eurozona, escribe Lidové Noviny remitiéndose a los resultados de un reciente sondeo de la agencia GfK.

La pronta aceptación del euro la desea casi el 20 por ciento de la población, sobre todo personas jóvenes con altos ingresos. Esta capa de la sociedad estima que la transición al euro les facilitará trabajar en el exterior y aumentará el prestigio del país.

15-10-2008