Un artista irá a prisión por cambiar los muñecos de los semáforos

24-02-2012

El primer ministro Petr Nečas no firmará el Tratado Fiscal de la Unión Europea; el artista Roman Týc irá a la cárcel por cambiar los muñecos de algunos semáforos para peatones en Praga; las casas para ancianos están llenas. Estos son algunos de los temas abordados por los diarios checos.

Petr Nečas y David Cameron, foto: Archivo del Gobierno checoPetr Nečas y David Cameron, foto: Archivo del Gobierno checo La decisión del primer ministro Petr Nečas de mantener su actitud negativa respecto al Tratado Fiscal de la Unión Europea es analizada por varios diarios nacionales.

Mladá Fronta Dnes destaca que la intervención de la canciller alemana, Angela Merkel, no sirvió de nada, ya que Nečas se mantiene firme en su alianza con el primer ministro británico, David Cameron y no pretende dar su brazo a torcer.

Nečas y Cameron son lo únicos políticos europeos en rechazar el tratado de disciplina presupuestaria propuesto por Bruselas para salvar a la eurozona.

El partido TOP 09, liderado por el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, no pierde la esperanza de que Nečas acepte sus argumentos y cambie de opinión.

El rotativo destaca que Nečas en ningún momento dijo que nunca firmaría el documento, se refugió en el hecho de que no le fueron otorgadas las competencias indispensables para firmar semejante documento en nombre del país.

Los analistas sostienen que no comprenden la postura de Nečas, porque Bruselas espera una respuesta clara, firmará o no, pero nada a mitad de camino.

En la cumbre de la Unión Europea, planeada para la semana entrante, Nečas y Cameron se enfrentarán a los otros 25 políticos comunitarios que expresaron que sí firmarán el Tratado Fiscal.

El ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, asegura que Praga no debe aislarse de Europa, por lo que dará la pelea a nivel del Gobierno y de los círculos euroescépticos.

 

Roman Týc, foto: ČTKRoman Týc, foto: ČTK El otro gran tema de portada de los periódicos es el caso del artista Roman Týc condenado a prisión por cambiar los muñecos de unos 50 semáforos peatonales de Praga.

Týc asegura que se trató de una manifestación artística que no atentó contra la seguridad de los transeúntes. No obstante, las autoridades le acusaron de alterar las señales sin permiso y de dañar la propiedad pública.

En lugar de mostrar las figuras tradicionales de un muñeco rojo para anunciar que los transeúntes no deben cruzar y uno verde para darles vía libre, Týc colocó muñecos en actividades de la vida cotidiana.

Los peatones sorprendidos toparon con un muñeco bebiendo de una botella, otro orinando, uno acostado, etc. Se trató de algo muy original y divertido, según dijeron los peatones, consultados entonces por la prensa.

El artista aseguró que trató de quitar la camisa de fuerza que mantiene atados a los muñecos en los semáforos.

Los tribunales lo condenaron a pagar una multa de más de 2.000 euros. Týc se negó a pagarla, porque está convencido de que se trató de una manifestación artística y no de un delito.

Los tribunales lo condenaron a 30 días de prisión lo que desató una ola de protestas entre los círculos artísticos del país y de la opinión pública que piden al presidente de la República que lo indulte, informa Právo.

 

Las casas para ancianos están llenas. Destaca Lidové Noviny e informa que si bien en el país hay unas 40.000 camas en instituciones dedicadas al cuidado de ancianos hay 60.000 solicitudes sin resolver.

El diario ofrece el testimonio de una persona que desde hace ocho años espera que la acepten en una casa para ancianos. De acuerdo con Eva Kalhousová, directora de una de dichas instituciones, el tiempo no es el criterio principal.

“Resulta indispensable conocer el estado de salud del interesado y si en realidad no existe persona alguna que se pueda encargar de sus cuidados”, aseguró Kalhousová.

La peor situación se registra en Praga, faltan casas y asilos para ancianos y debido a la crisis económica los Ayuntamientos se vieron obligados a cancelar varios proyectos.

Las situación es grave, porque la población checa es una de las más viejas de Europa y se estima que en el año 2050 el número de personas mayores de 65 años alcanzará el 31% de los habitantes.

24-02-2012